Publicada la 2ª edición del Manual de buenas prácticas ortográficas

 

Manual Ortografia_2ªedLa segunda edición del Manual de Buenas Prácticas Ortográficas, de Ramón Almela Pérez, ofrece dos nuevas subsecciones: una en el Capítulo 5 Las palabras y otra en el Capítulo 12 Cuestiones específicas.

La primera subsección nueva se titula Léxico futbolístico referido a mujeres. Es una realidad palpable que todos los deportes los practican tanto varones como mujeres; también es evidente que las noticias y los comentarios que predominan en los medios de comunicación sobre deportes se refieren al fútbol. Se escribe y se habla con frecuencia de fútbol femenino, pero no de fútbol masculino; ello indica que se da por sentado que el fútbol es “de por sí” masculino y que el fútbol practicado por mujeres es un añadido. No es adecuado poner apellido de género al fútbol pues, sea cual sea el sexo de quienes lo jueguen, los modos de jugarlo son los mismos; como tampoco se puede poner apellido de género a los organismos que lo dirigen: no existe la Real Federación Española de Fútbol Femenino ni hay una Real Federación Española de Fútbol Masculino. Estas son las razones por las que en este libro se propone una adecuación actualizada del léxico habitual del fútbol cuando lo practican las mujeres; ejemplos:

  • «Sara es una defensa central contundente»,
  • «Rosa juega de lateral derecha» o «Rosa juega de lateral derecho»,
  • «Laura juega de media centro» o «Laura juega de medio centro»,
  • «Marcó el gol la delantera centro» o «Marcó el gol la delantero centro», etc.

Es obvio que las adecuaciones al léxico del fútbol jugado por mujeres se pueden aplicar también al léxico de los demás deportes.

 

La segunda subsección nueva se titula Tratamientos protocolarios. Como se trata no solo de entendernos, sino de entendernos “bien”, hay que cuidar tanto el contenido como las formas. En textos privados nos tratamos de la manera que en cada caso tengamos por costumbre, pero en textos públicos es conveniente que nos atengamos a las fórmulas regladas. En las palabras genéricas que se empleen y en las ideas que se profieran hay que guardar el respeto que toda persona merece; pero si nos dirigimos ‑o mencionamos‑ a alguien que ocupa un cargo institucional en la sociedad, es necesrio adoptar el léxico que las distintas regulaciones indican. No se trata de un culto a la persona, sino de un respeto oficial a quienes tienen una responsabilidad pública.

 

Además de estas dos novedades, se han corregido las erratas observadas en la primera edición (¿quedan algunas que no se han advertido?) y se han añadido algunos datos de poco alcance. No es de extrañar que haya deficiencias gráficas en un libro que tiene en torno a 100 000 letras entre cursivas y negritas, 15 000 tildes, 20 000 signos de puntuación, etc.

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

diciembre 2019
L M X J V S D
« nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos