bach_monumento

La Pasión según San Mateo Creación sólidamente sublime de Juan Sebastián Bach

Una obra maestra de la Creatividad Humana para el Arte, y para todos los tiempos y lugares

Por José Antonio Postigo Pascual

Profesor de la  UMU, jubilado

[Nacido en Eisenach, Alemania, un 21 de Marzo de 1685 – y que nos dejó el 28 de Julio de 1750, Leipzig, Alemania … No lo olvidemos, faltaban sólo 6 años para que en Salzburgo abriera los ojos a esta inmensa luz musical nada menos que Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart …, Wolfgang Amadeus  Mozart, un niño, luego adulto, feuchillo …, y pequeñuso].Todos sabemos que en el mundo de la crítica de las obras del Arte (contando también con el posible disfrute) es muy-muy aventurado dar un juicio que, en el fondo y en la forma, dé la impresión de que no admite discusión. Emitir un juicio máximo (como el que abre estas páginas) sobre las características de una creación para el Arte, tiene su riesgo, como que alguien te reproche tu atrevimiento, pues para él esa concreta obra del arte no merece alabanzas tales, y que, además, hay que tener en cuenta lo grande de otras muchas creaciones para el Arte …, el de la Música en este caso.
Mira por dónde, soslayaré ese inconveniente y esas posibles críticas a la carátula que he dejado como obertura de estas letras, acudiendo a lo que llaman testimonios de AUTORIDAD. La historia del caso es muy sencilla. Veamos.
Dentro de mi antiguo interés (desde décadas y décadas atrás, contando con el profundo asombro o pasmo que me causó la primera audición de este oratorio, allá por cuando yo andaba por los 22-24 años … Había nacido en 1937) por gozar de este soberano Oratorio-Pasión de J. S. Bach, no hace mucho, un buen amigo me buscó y adquirió –vía Internet–, un ejemplar, nuevo para mí: un estuche con 2 DVD’s, con estos particulares rasgos: el director, Ton Koopman, al frente de la Orquesta Barroca y Coro de Ámsterdam, y que, para sacar adelante las narraciones y los exquisitos comentarios místicos, Koopman reunió a 6 prodigiosas voces solistas alemanas … Sí, muy prometedor …, pero me faltaba algo por descubrir, que no llegó hasta que no inserté el 2º disco DVD …, y ¡ ah, sorpresa !!
Yo diría que es infrecuente el hecho de que en el listado de epígrafes para el uso y disfrute correcto de un DVD dedicado en rigor a la MÚSICA, se incluya una aplicación o pestaña que diga …, extra.
Y sigue lo sorprendente al abrir tal aplicación o archivo, pues se trata de que alguien, probablemente la casa editora, la Challenge Records, ha reunido alrededor de una mesa a 3 personas, moderadas por una cuarta, el propio director Koopman. Esas 3 personas son:
• Martin Petzold, catedrático de Teología en la Universidad de Leipzig, y Ministro en la iglesia de Santo Tomás, y miembro de la Nueva Sociedad Bach, en ambos casos también de Leipzig.
• Peter Wollny, investigador y especialista en documentación dentro del Museo Bach de Leipzig.
Y, finalmente, nada menos que,
• Chistoph Wolff, que, está probado por su historial, que es uno de los grandes conocedores a escala global de la obra sacra de J. S. Bach. Wolff viene siendo catedrático de MÚSICA durante largos decenios en la Harvard University.

Es decir, que lo que el tal extra promete puede ser glorioso.

En la parte técnica de la grabación, cabe destacar que la casa productora del DVD, y dado que las cuatro personas hablan en alemán, ha tenido a bien darnos subtítulos en inglés. Entonces, he pensado que, como principal objetivo o contenido de base de estas líneas mías, voy a intentar ofrecer alguna de las subtitulaciones al inglés, acompañándola de una versión a nuestro idioma español (la versión o equivalencia en español será mía). Por supuesto, todo esto lo haré respetando la honorable sencillez con la que se expresan estos sabios expertos en oratorios de Juan Sebastián Bach, incluyendo entre estos, claro está, la obra que muy justamente provoca dicha mesa redonda de inestimable valor testimonial: La Pasión según San Mateo que, en teoría, acabamos de oír y escuchar.
[Quiero dejar mi agradecimiento expreso a la casa editora de este DVD, Challenge Records, no solamente por su esfuerzo y por el detalle de exquisito valor cultural, al darnos esa mesa redonda de sabios, sino, además, por la delicadeza de dárnosla subtitulada en inglés, razón por cual me congratulo, pues podrá ser seguida en todo el Globo …, siempre a favor de la estima que sus habitantes debemos tener por la grandiosa fuerza creativa de nuestro congénere Juan Sebastián Bach …, fuerza que se nos revela por el brillo soberano de quien trabajó con la luz brillantísima, ínsita en lo hondo de su ser, de una prístina genialidad creativa para el Arte, y, en concreto, para el Arte de la Música, de la que ahora gozamos todos …, como una luz que nos ilumina el alma]

Estas últimas líneas que acabo de escribir me llevan ya directamente a los comentarios de los componentes de esa mesa redonda, y que podemos leer en lengua inglesa, de los cuales, de momento, sólo aportaré dos ejemplos que, creo, resumen y concitan lo esencial de esa humilde, pero gloriosa charla.
Uno de los temas que sale a colación y sobre el que se vierten opiniones, como es natural, es el del carácter rigurosamente litúrgico del Oratorio en cuestión, y para una Liturgia Cristiana.
Pero también es opinión común de la Mesa que, incluso aislando esta MÚSICA creada por J. S. Bach de ese rasgo religioso tan concreto, el catedrático señor Wolff opina que Bach supo crear un “sound Language”, un “Lenguaje sonoro” propio para esta obra, tan maravilloso, que él puede contar un hecho verdaderamente llamativo, que tiene lugar en su aula de Música de la universidad de Harvard, y lo describe así (transcribo de los subtítulos):

…, “this is my experience when I discuss the Mattthew Passion or comparable works with my students at Harvard.
There I have Protestants, Catholics, Jews, Muslims and Bhuddist in the lecturer theatre, and they are all stuck by the deep emotion which arises from this work” …,

… “esta es mi experiencia cuando abrimos debate con mis estudiantes en Harvard sobre la Pasión según San Mateo, u obras comparables.
En el Aula Magna tengo protestantes, católicos, judíos, mahometanos y budistas …, y todos ellos quedan atrapados por la honda emoción que emana de esta obra”.

Es por esto por lo que no he tenido inconveniente en escribir que todo el Globo debe reconocer la emoción estética (¿y algo más?) que provoca esta grandiosidad creativa de Juan Sebastián Bach … Hay un comentario común en la Mesa que dice claramente que el propio Bach reconocía que era la mejor de sus creaciones.
Los sabios también opinan, siempre humildemente, sobre la importancia de la calidad de los textos referidos a la Pasión, literalmente según el evangelista San Mateo, y los comentarios místicos, en prosa y en forma de poemas, que le dejó Picander, y que Juan Sebastián Bach tuvo delante para comenzar la que para mí es, seguramente, una dolorosa tarea, la de pasar …, ¡ la de saltar !! …, del ejercicio lineal y, digamos, horizontal, plano, de la lectura de los textos, al mundo tremebundo de la escritura en páginas y páginas llenas de líneas –papel pautado– que se irán cubriendo de ‘cientos de miles de hormiguitas vivaces …, y hasta amenazantes de rebelión armónica’ (perdón por la autocita) para crear este propio e intransferible “Lenguaje sonoro”, rigurosamente armonizado al milímetro, de arriba hacia abajo …, y de abajo hacia arriba …, en todas las líneas pautadas …, que va naciendo de la genial alma …, de la profunda alma de Juan Sebastián Bach, y del cálamo a la luz de velas …, dilecto esposo y amoroso padre de una gran prole … Pero esta es otra historia.
No puedo saltarme u obviar otra transcripción …, se trata de lo primero que dice el sabio Ton Koopman al abrir esta charla a propósito de la Pasión según San Mateo que acabamos de oír, y escuchar, y ver:

“One of the most important woks in music history” … “Una de las obras más importantes de la Historia de la Música”. Tampoco puedo dejar de transcribir este comentario de quien venimos hablando, catedrático de MÚSICA en Harvard durante años y años, Chistoph Wolff:

“I must admit that the St. Mathew Passion gets under my skin, in the way that no other Bach work does …, and I wonder where that feeling comes from.

”Debo admitir que la Pasión según San Mateo se me incrusta debajo de la piel, en el sentido de que no hay otra obra de Bach que lo haga …, y yo me pregunto de dónde nace esta sensación.” Y aquí es donde él, el Professor Wolff, se responde a sí mismo, que quizás sea así porque, al contrario de lo que ocurre con otras creaciones baquianas, ésta nos revela el nuevo y siempre genial “Lenguaje sonoro” ‘creado por Bach para ella’, paso a paso, ¿forzado quizás por esos maravillosos textos? …, me pregunto yo, ahora que puedo leerlos transcritos al español; recordemos que, a estas alturas de su vivir, nuestro Bach ya llevaba miles de horas de música compuesta e interpretada.
Reconozco que me dejo fuera muy buenos comentarios, de verdadero valor sustantivo para la historiografía de la MÚSICA. Pero quiero cerrar con uno que, aunque no vaya a la esencia de la creación de J. S. Bach, sí revela o nos pone de manifiesto lo hondo y sublime que gozamos con ella, y, así, Peter Wollny cierra su intervención con estas palabras: ‘algo de especial tendrá esta obra para que aguantemos tres horas sentados en los duros bancos de una iglesia’ …, y, en efecto, la enorme iglesia de Santo Tomás, de Leipzig, la vemos llena a rebosar de rostros y almas pacientes, cautivadas por la interminable Pasión según San Mateo de su Juan Sebastián Bach …, de nuestro Juan Sebastián Bach.