Pensar las catástrofes: París 13 de noviembre de 2015

el_grito_de_edvard_munch_-rbd85f7d5f51d40dabdfe3ecb41f07045_ambn9_8byvr_512

Quizás las emociones son ondas y se proyectan sobre el paisaje y lo modelan, lo aplanan y lo curvan. Una emoción muy intensa expresada en un grito es capaz de provocar un tsunami que convulsiona el paisaje y lo transforma en una enorme ola. Es posible que también la nostalgia sea una emoción curva de trazo grueso, como un cuadro de Pollock, sobre el que vertemos una capa y otra de pintura hasta enterrar el alma del lienzo en la densidad plástica… Igual es que es eso lo que habría que hacer con nuestras vidas, lanzar emociones al mundo para que se desparramen por las fachadas de los edificios, por las balanzas de pagos, la renta per cápita, los PIB, las cuentas satélite… como ectoplasma pegajoso cubriendo el brillo aparentemente racional de las superficies económicas… vomitar y vomitar emociones hasta que la economía gotee atardeceres de colores, hasta que abandone las rectas monocromáticas y se vuelva sinuosa, curva, densamente material, plásticamente pesada…

Muchas veces me he preguntado qué sería de la humanidad si no hubiésemos encerrado a las emociones en la jaula-cuarto-oscuro-de-lo -irracional, si no las hubiésemos apartado de la tarea de construir sociedades … qué hubiese sido de la humanidad si hubiésemos podido desarrollar libremente nuestras emociones, expresar nuestros miedos, reconocer que la vulnerabilidad o la fragilidad son parte importante de la naturaleza humana, darles carta de ciudadanía y situarlas al mismo nivel que la racionalidad, la autonomía moral, la independencia y la libertad -principios éticos ineludibles para los fundadores del contrato social-. Pero además, pensemos, si no nos iría mejor como grupo social desarrollando la empatía, la capacidad de ponerse en lugar del otro, la sensibilidad, la compasión, la justicia social, la autoestima, tan dañada en nuestra sociedades contemporáneas. El hecho es que es un error ignorar la fragilidad humana; las situaciones de dependencia a las que todos podemos estar expuestos en algún momento de nuestra vidas. Pues si vive hasta una edad avanzada, posiblemente se desarrollen discapacidades físicas o psíquicas.

Las últimas catástrofes de nuestro complejo siglo XXI, aviones que son estrellados por pilotos emocionalmente heridos, individuos que se inmolan, atentados sobre ciudades libres y pacíficas, desordenes mentales originados por la desigualdad, por el daño irreparable en la autoestima, por la falta de reconocimiento social, por la falta de preocupación por la calidad de las relaciones entre géneros y razas. Si el racionalismo económico sigue planteándose como objetivo único el crecimiento económico sin atender a la distribución de la riqueza ni a la igualdad social, estamos lejos de encarar siquiera el problema. Pero sabemos que producir crecimiento económico no equivale a producir democracia, ni a desarrollar una población sana, comprometida y formada que disponga de oportunidades y de calidad de vida. Que la vida humana es mas compleja que lo que muestran los indicadores economicistas y es por ello que la vida en común necesita de una inversión importante en el desarrollo de estas capacidades si queremos salvar al mundo del infierno en el que estamos.

Reconocer a los otros como personas con los mismos derechos, interesarse por ellos, imaginar la variedad de situaciones y cuestiones complejas que afectan a al vida humana, pensar el bien común, imaginar un mundo juntos… desarrollar emociones, sentimientos morales, sentido de la justicia social, construir ciudadanos… ¿Cómo se construyen ciudadanos sanos? Construyendo sociedades sanas y viceversa, es un argumento circular, pero es así, necesitamos planes educativos que valoren el desarrollo de la sensibilidad a través del arte, la lectura, el pensamiento… la libertad, el respeto, el reconocimiento mutuo, primero han de formar parte del yo de cada persona, precisan de arquitecturas internas para proyectarse después sobre la sociedad como un bello edificio o como una oscura caverna… Una vez más, las catástrofes son un síntoma de nuestras enfermedades sociales.

Realmente las emociones son curvas como la trayectoria de los planetas, retrogradan y hacen una elipse que se proyecta sobre el paisaje, atenuando sus picos y sus aristas, multiplicando sinuosidades, densificando sus planicies hasta que el mundo engorda, coge volumen y densidad, aumenta su realidad y se engrandece. El caso de la racionalidad es lo contrario, objetiva la vida, la adelgaza, la precisa, saca punta a sus volúmenes, multiplica picos y aristas, la pone de perfil, miopiza su grandeza. Por ello, qué equivocados estamos cuando apreciamos más una perspectiva que otra. Cuando uno está a punto de morir no recuerda su riqueza ni sus posesiones, ni la racionalidad que gastó en el vida, recuerda la intensidad de lo vivido, el arte, los atardeceres, aquello que le deslumbró en su infancia, sus sueños, las personas a las que ha querido, el amor, recuerda el amor…

Decía Munch hablando del estilo de su pintura: “El paisaje es un medio”, un medio para expresar su estado de ánimo y sus emociones, en sus escritos cuenta que paseando con sus colegas, de repente, vio como el paisaje literalmente se retorcía… Igual que el individuo es el resultado de la sociedad que lo crea, el paisaje es una proyección de la propia psique, el lugar donde se expresa la emoción misma, así en el grito parece que una onda sonora cruza el cuadro y lo curva, exactamente eso ha sucedido hoy 13 de noviembre en Paris: una onda sonora ha cruzado la galaxia y la ha curvado….

Sobre la lectura o la Felicidad Interior Bruta (FIB)

 

image

Sobre la lectura o la Felicidad Interior Bruta (FIB)

Día del libro. 23 de abril

Toda biblioteca es un compendio de remedios botánicos para el alma, una gran farmacia y los libros, plantas cuyos principios activos tienen efectos beneficiosos sobre las personas, proporcionan bienestar, salud, calidad de vida, nos ayudan a sobrellevarnos y quizás, también, nos curan de algún problema espiritual que igual hasta desconocemos. Siguiendo con este razonamiento, los géneros en los que clasificamos las formas de escritura: filosofía, ensayo, poesía, teatro… podrían contener diferentes principios activos cuyos efectos mejoraran notablemente la naturaleza humana, así la poesía, -droga fuerte-, mejoraría la sensibilidad; la filosofía y el ensayo, la razón y el pensamiento; la novela, la imaginación; el teatro para las emociones…

Cuenta Platón en un mito que los egipcios descubrieron un fármaco que hacía sabio a quien lo consumía. Se trataba de la escritura, el elixir de la sabiduría que curaba a todo el mundo del olvido. Pero como todo fármaco tenía sus contraindicaciones, pues aunque podía fijar hechos y salvarlos, condenaba definitivamente al olvido todo lo que no quedara escrito. La escritura arruinaba la tradición oral. Privilegia la visión pero condena el oído. Sucede que con el tiempo, el predominio de la visión ha ido creciendo tanto que la misma escritura y la lectura se han visto desplazadas como formas prioritarias de transmisión de los conocimientos. Contar, hoy, es contar en imágenes. Ser, es ser fotografiado. Existir, es hacerse selfies y como dijo Susan Sontag en su célebre ensayo La caverna de Platón, “todo existe para se fotografiado”.

El seminario Pensamiento y Cultura y la Biblioteca Universitaria hemos disfrutado elaborando un proyecto cultural juntos para celebrar el día del libro: “lo llevas escrito”. Este proyecto consiste en la realización de carteles anunciando fragmentos literarios interesantes de obras clásicas y contemporáneas de la literatura y el pensamiento. Cada cartel lleva un fragmento y un código QR, que acercando el móvil informa sobre dónde esta el libro catalogado en la biblioteca. La idea es motivar a los alumnos a la lectura mediante el uso de las tecnologías: móvil, apps, fotografía, códigos QR y otros formas de la cultura digital.

Pero aunque los nuevas formas y técnicas cambien los modos -y las modas- de producción y expresión, las fuerzas productivas, es decir, la humanidad y sus capacidades seguirán siendo las mismas. Esta semana celebramos el día del libro y resulta que leer constituye una capacidad básica del ser humano, una facultad innata, que se desarrollara a lo largo de la vida y a través de la educación. Precisamente el término desarrollo hace referencia al despliegue y evolución de las facultades o capacidades humanas. Así, llamamos desarrollados a los países que crean las condiciones necesarias para que sus ciudadanos desplieguen sus facultades básicas. Numerosos estudios demuestran que el desarrollo de todas las potencialidades del ser humano proporciona bienestar y felicidad. Alcanzar el bienestar social y la calidad de vida pasa, necesariamente, por incluir en las políticas públicas indicadores que puedan medir el grado de satisfacción de sus ciudadanos. Lo cierto es que el racionalismo económico sólo incluye en sus objetivos políticos indicadores economicistas, que explican y entienden el desarrollo de las sociedades sólo en términos de producto interior bruto (PIB) y renta per cápita. Pero medir las vidas no consiste en medir la riqueza de esas vidas. La vida humana es mas compleja, la ciencia económica debería contemplar datos humanos, construirse sobre indicadores más cercanos a las emociones, los sentimientos, el bienestar, la felicidad, el desarrollo personal y social.

La lectura es un indicador básico para medir la calidad de vida de las personas, su bienestar y su felicidad. La sociedad lectora es una sociedad feliz que alcanza índices altos de bienestar social. Desde luego que sería muy conveniente incluir indicadores de lectura de la poblaciones en los estudios de la OCDE sobre el desarrollo de los países y reducir tanto indicador economicista, que muestran lo ya sabido: a mayor PIB mayor desarrollo. Sí, pero…
¿desarrollo de qué?… de la conmensurabilidad, de la maximización del beneficio, de la racionalidad instrumental… y ¿qué pasa con esas otras capacidades que nos llevan al bienestar y a la felicidad?, ¿qué pasa con el desarrollo de las emociones, la imaginación, el conocimiento, la vida práctica, la sabiduría, los sentimientos, la empatía, la satisfacción personal?… ¿qué pasa con estas capacidades que son fundamentales para la vida en común?…

Hablando de la vida en común, no todo son bondades en este mundo de los libros. Como si este mundo de cosas dichas y queridas no hubiese conocido invasiones, luchas, hogueras, herejías, condenas, rapiñas, odios, perversiones e infamias. Porque en los libros está toda la historia de la humanidad, su latido y su pulso. Si exceptuamos a Dios, al que sólo le conocemos un libro: la Biblia -y que escribió con seudónimo, el Espíritu Santo-, todo lo demás que se ha escrito pertenece a los hombres y a su historia (Por cierto, que acabo de recordar el dicho medieval: Para hablar tenemos por maestros a los hombres, para callar a Dios.)

Definitivamente, no hay libro malo, en términos morales quiero decir, como que no hay mal lector. Una buena teoría de la lectura, que conocemos a partir de Borges, consiste en leer mal, hacer un uso de los textos y de los libros donde la cuestión no radica en lo que se dijo y lo que se quiso decir, si no en qué efecto produce. Así leyó Borges toda la metafísica occidental, como si fuese un género literario nuevo, una rama de la literatura fantástica o la enciclopedia británica como si contuviese todo el universo posible y así leyó, también, Pierre Menard, el Quijote y lo reescribió sin cambiar una sola coma. Hoy, lo postmodernos, ya hemos comprendido que no es posible leer mal, que leer mal es sólo una forma de crear, que el lector es productor de textos y de nuevos significados y que los libros son esa botánica del alma que nos suministran drogas que nos curan, porque nos hacen mas felices.

Genealogía de la visibilidad

Las mujeres en la Universidad de Murcia. Presencia, visibilidad y participación

Biblioteca General, Campus de Espinardo

La visibilidad, como la invisibilidad, no es un truco de magia, es una cuestión de espacios, de habitar y participar en uno o varios espacios, de hacerse presente, digamos que es una cuestión de ubicación. Ciertamente las mujeres arrastran un gran déficit histórico de visibilidad, presencia y participación en el espacio de lo público. En cambio, tienen un excedente de participación en el espacio de lo privado. Este desequilibrio de carencias y excesos pone al descubierto otra gran verdad sobre esta sociedad y sobre su modelo económico, el capitalismo; y es que su estructura ha persistido diferenciando dos espacios: el mundo del trabajo y el mundo de la vida. Por un lado, la fábrica, el trabajo remunerado, el espacio de lo público, tradicionalmente masculino. Por el otro, el espacio de lo privado, de la familia y de los cuidados, del trabajo doméstico tradicionalmente femenino. Esta separación entre espacio productivo y espacio reproductivo ha sido el esqueleto que mantiene y ha mantenido escindida a nuestras sociedades industriales en dos vectores opuestos: la experiencia de la producción y la de las mercancías, la experiencia de la reproducción y la de los afectos. Hay que concluir diciendo que el gran problema viene cuando, a cada uno de estos espacios se le asigna un sujeto atendiendo a su género: el hombre al espacio productivo y remunerado, la mujer al reproductivo y no remunerado.

Cambiando el punto de vista, aunque no el tema, comprobamos que en la historia de la cultura occidental las mujeres siempre han sido objeto y no sujeto de derechos. Han sido representadas desde fuera, han sido lo otro, en términos de Simone de Beauvoir, es decir, han sido interpretadas bajo una mirada androcéntrica. Por suerte no hay que tirar de estadísticas, basta con distraerse dándose un paseo por la historia de la pintura occidental desde el Renacimiento al siglo XX para corroborarlo… ¿por qué las mujeres sólo entran desnudas a los museos? ¿por qué las mujeres aparecen en las políticas públicas no como sujetos de derechos sino como objeto sobre el que hay que intervenir para corregir alguna desigualdad o algún conflicto?… Corregir esta ausencia de las mujeres en la historia, en las universidades, en la investigación, en el arte o en la ciencia y corregir la distorsión -por llamarlo así- que en las propias mujeres han producido siglos y siglos de mirada androcéntrica, no es tarea fácil. Habría que deconstruir toda la historia…

La Universidad de Murcia ha inaugurado la exposición Mujeres en la Universidad de Murcia. Presencia, visibilidad y participación, con motivo del día de la mujer trabajadora y con la intención de visibilizar y homenajear a todas esas mujeres que pasaron por la institución en un tiempo aún más difícil que el nuestro, en el que no había ayudas para la conciliación vida familiar y laboral, ni permisos de maternidad ni prestaciones ni servicios para el cuidado de los hijos ni, por supuesto, fácil aceptación en las instituciones educativas o en el mercado laboral… Aquellas mujeres eran, sin duda, las verdaderas heroínas de la conquista de espacios y de la ubicuidad.

La exposición, organizada en paneles, lleva detrás un gran trabajo historiográfico, basado en el análisis de diversas fuentes documentales y en la combinación de metodologías cuantitativas y cualitativas (testimonios orales y escritos de profesoras, personal administrativo y antiguas estudiantes de la Universidad). Didácticamente estructurada en tres grandes etapas históricas: Los precedentes, Una mirada al pasado y La mujer hoy, cada una de ellas discurre en torno a tres categorías profesionales: el personal docente e investigador (PDI), el personal de administración y servicios (PAS) y los estudiantes. Concha González Martínez y Carmen Pando Navarro, son las dos profesoras a las tenemos que agradecer este excelente trabajo. En él vemos que desde la fundación de la Universidad de Murcia en 1915 hasta nuestros días, la cuota femenina ha ido superando a la masculina de manera desigual. Así, en algunas categorías no se alcanza aún la paridad (órganos de gobierno, investigación y puestos de responsabilidad) y en otras, en cambio, la representación femenina es mucho mayor (personal administrativo, estudiantes y docentes). Como datos interesantes, podemos señalar que en 1929 ingresó la primera mujer como personal administrativo y de servicios, y que la primera mujer estudiante se matriculó el mismo año que abrió la Universidad sus puertas. Fue en el curso 1925/1926, tan sólo cinco años después de que Emilia Pardo Bazán, un día como hoy, 8 de marzo de 1910, aprobara una real orden que autorizó por igual la matrícula de alumnos y alumnas, siendo entonces Consejera de Instrucción Pública. Ese mismo año se permitió que las mujeres licenciadas pudiesen presentarse a oposiciones para ser profesoras de instituto, de Universidad o trabajar en bibliotecas y archivos. Tenemos el honor de que la primera mujer profesora en nuestra universidad fuese María Moliner, docente en la Facultad de Letras, posteriormente, Carmen Conde, primera mujer que ingresó en la Real Academia Española, María Jover Carrión, la primera juez en España. Más lento fue el asalto a los órganos de gobierno, hasta los años 90 del sigo XX no encontramos a la primera mujer vicerrectora en nuestra Universidad, la catedrática de psicología Elena Quiñones. Como en gran parte de las instituciones españolas, el techo de cristal es bien visible en los órganos de representación y gobierno, que claramente exigen la presencia y la participación casi al 100% en un único espacio y, como todo el mundo sabe, a la mujer lo que se le da bien es la ubicuidad…

 Pero es que hay trampas en el sistema que frenan el progreso de las mujeres en el espacio laboral, porque les facilitan la permanencia en su rol de cuidadoras en el espacio doméstico. Estas trampas están en las políticas públicas fiscales, laborales, políticas de conciliación o dependencia: la declaración conjunta, la desgravación por esposa dependiente, las pensiones de viudedad no contributivas, medidas de conciliación vida laboral familiar destinadas sólo a la mujer, reducciones de jornada o la desigual duración y remuneración del premiso de paternidad y maternidad… todas estas medidas alejan a las mujeres del mercado de trabajo, las desmercantilizan, las hacen mas dependientes del hombre, del sueldo masculino, de su dominación; y a la larga, las empobrece, cotizan menos, tiene menos prestaciones, menor pensión, más dependencia de otras ayudas Estatales, más ciudadanas de segunda categoría…

 ¿Cómo se pueden diseñar políticas públicas cuyas consecuencias sean igualitarias? ¿Cómo consiguieron las mujeres entrar vestidas a los museos? Toda nuestra tradición cultural nos muestra cómo las mujeres han sido objeto y no sujeto de la historia. Hasta la conquista del cuarto propio, hasta la entrada en los museos vestidas, es decir, como autoras, productoras, artistas o mediadoras, hasta la entrada en la Universidad, hasta que Sherezade no tenga que morir al día siguiente porque al Visir no le guste el relato, hasta el pleno empleo, hasta que Penélope no queme su vida esperando a Ulises, hasta que el hombre no sea la medida de todas las cosas… En definitiva, hasta el asalto de la mujeres a la Bastilla de ser sujeto.

 Esta magnifica exposición nos muestra mucho más que la presencia, la participación y la visibilidad de la mujer en los 100 años de historia de la Universidad de Murcia. Atravesando su paneles didácticos, sus textos, gráficas y fotografías hemos entendido claramente que el progreso social y el progreso de género han ido históricamente unidos, de la misma manera que la igualdad social y la de género son indisolubles

Playas para náufragos

PLAYAS PARA NÁUFRAGOS

 

La cultura es una gran metáfora de las sociedades que representa. El cómo la vivimos, la mercantilizamos y la materializamos en el espacio de lo público, dice mucho de la salud ciudadana de nuestras sociedades. Murcia hoy constituye una cartografía de espacios culturales privados y públicos que convocan a la ciudadanía, entre la exhibición y la fascinación de sus programaciones culturales, que proyectan la ciudad como una suerte de pedagogía urbana, que revitalizan el escenario de lo público generando dinámicas de renovación de los sistemas artísticos, educativos y sociales, que construyen colectividades, exhiben narrativas y subjetividades diversas, haciendo visible procesos de socialización, mostrando y normativizando la heterogeneidad de lo social, en definitiva, construyendo ciudadanía.

De corridoUn año más el festival de agitación escénica, Decorrido, es un ejemplo de lo que venimos hablando. Ha traído la vanguardia y ha representado actuaciones de danza, teatro, circo, arte de acción y arte sonoro en las últimas tendencias de las artes escénicas. Y un año más, va encontrando su sitio para consolidarse como un festival referencial en las artes escénicas en Murcia. Organizado por profesionales de la gestión cultural, en su segunda edición ha conseguido representar 35 espectáculos, en cinco escenarios diferentes: El Quirófano, La Azotea, La Madriguera, Los Pájaros y La Chimenea Escénica. La primera edición se financió mediante una campaña de micro-mecenazgo y esta segunda a través de la recaudación de taquilla. La Universidad ha contribuido con alumnos en prácticas que han actuado como voluntarios en los equipos de trabajo del festival, así como con la difusión vía streaming de tres de los seis maratones programados por medio de la plataforma de Televisión Online de la Universidad (http://tv.um.es). La necesidad de buscar financiación para mantener y consolidar este festival es importante, los países con economías más avanzadas, sí han entendido la necesidad de potenciar, a través de las políticas públicas, el sector de las industrias culturales y creativas. Se trata de un sector de crecimiento estratégico que merece más atención desde lo público.

En la sociedad de la información y del conocimiento, la construcción y creación de conocimiento se ha convertido en un sector estratégico de primera magnitud. Las industrias culturales y creativas constituyen un sector importante en el desarrollo productivo y la creación de empleo (en Europa, el crecimiento de las industrias culturales y creativas en los últimos años, arroja la cifra de un 2,6 % del PIB, y en la actualidad el 8% del sector europeo se concentra en este sector). Los países con economías avanzadas y postindustriales sí han comprendido la importancia de esté sector en las nuevas sociedades. En España, en cambio, la subida del IVA nos sitúa en el país de la zona euro con el IVA cultural más alto: Un 21% frente al 5,5% de Francia, el 7% de Alemania, el 10% de Italia y el 13% de Grecia y Portugal. La consecuencia de ese gran iceberg del 21% es el naufragio de la industria cultural: el cine, la animación digital, la música, medios audiovisuales, libros, diseño, moda, edición, gastronomía… las cifras demuestran la importancia en la economía de estos sectores y las políticas públicas de fomento de otros países sí vislumbran el gran potencial de crecimiento económico en los próximos años. Pero para ello hay que tener políticos que sepan otear el horizonte; construir nuevas arquitecturas económicas que expandan, abriguen y fomenten este sector; modificar políticas públicas y marcos fiscales. En definitiva, hacer lo contrario de lo que está sucediendo en España. Mientras tanto, aquí, el corte del iceberg sobre el barco nos condena al hundimiento, eso sí, gritando:  ¡playas para náufragos!…

Curso Internacional de Historia de las Ideas XV LECTURAS DE LA FUNDACIÓN BOTIN

Paisajes de la historia cultural

Curso Internacional de Historia de las Ideas

XV LECTURAS DE LA FUNDACIÓN BOTIN

Santander, del 21 al 24 de julio de 2014

Cuentan que el espejo del mago Merlín “era redondo y hueco y semejante a un muro de vidrio”, y cuentan que en su cristal se reflejaba el universo entero. Seguramente, y aunque esto no lo digan pero lo intuimos nosotros, la mirada cuántica del mago Merlín se detenía en esas visiones y extraía de aquellos destellos, formas y figuras del conocimiento, geometrías del pensamiento, cartografías de ideas y palabras mágicas que podían construir realidades nuevas, intervenir en el orden de los acontecimientos y cambiarlos…

Hace ya quince ediciones, esta será la última, que el espejo del mago Merlín se denomina: Lecturas de la fundación Botín, y que la mirada cuántica que construye, interpreta y crea la realidad en estas lecturas es la de nuestro querido profesor Francisco Jarauta. En todas ellas, la historia de las ideas y de la cultura representa el escenario por el que han ido discurriendo la heterotopía de ciudades, cartografía de hechos y lugares, de formas y sistemas de pensamiento que serán abstraídos y analizados, diseccionados o transfigurados desde el calidoscópico universo de las Ciencias Sociales y Humanas: “Las Fronteras de Europa: de Ronda a San Petersburgo” (2000), “Antiguas y Nuevas Utopías” (2001), “Oriente – Occidente: Cartografías de una distancia” (2002), “De Alejandría a la Biblioteca virtual” (2003), “El Gabinete de las maravillas” (2004), “El Mundo de los mapas” (2005),” La estela de los viajes” (2006), “De la Ciudad antigua a la Cosmópolis” (2007), “Las ideas del Arte. De Altamira a Picasso” (2008), “La Literatura y sus mundos” (2009), “Formas y tiempos de la Música” (20l0), “Historia y formas de la curiosidad” (2011), “Imaginación: los caminos del Arte y de la Ciencia” (2012), “El mundo de los sentimientos” (2013).

Esta última edición de las lecturas, “Paisajes de la historia cultural” (2014), trata de un viaje a lugares singulares de la historia de la cultura, en los que se representan y construyen determinadas formas de vida social, estética o moral que influirán en toda una época, o en las tensiones y conflictos que habrán de resolver épocas posteriores. Los ponentes de esta singladura: Fernando Bouza Álvarez (Catedrático de Historia Moderna): A subasta, El Greco y Velázquez. La venta pública dela Galería de Fernando Alexander de Portugal en 1670 y la historia del Coleccionismo europeo;María del Mar Villafranca Jiménez (Directora del Patronato de La Alhambra y el Generalife): El paisaje cultural de La Alhambra; José Enrique Ruiz-Domènec (Catedrático de Historia Medieval): Ferrara, paisajes de una belleza perdida;Mónica LuengoAñón (Historiadora y paisajista): El jardín del Capricho de la Alameda de Osuna, un jardín de historia; Xavier Güell López de Lamadrid (Musicólogo y Director de orquesta): Richard Wagner. Drama y Revolución; Franco Farinelli (Profesor ordinario de Geografía): El lugar donde el lugar se convirtió en espacio: il Portico degli Innocenti de Firenze; Carlo Ossola (Profesor de Literatura Moderna Neolatina): Detrás del paisaje; Vicente Guallart (Arquitecto Jefe Ayuntamiento de Barcelona): La ciudad autosuficiente;Francisco Jarauta Marión (Catedrático Filosofía Universidad de Murcia): Notas de un viaje por la historia cultural

Cada una de Fundación Botínestas lecturas ha sido editada en la colección de Cuadernillos de la Fundación Botín y representa un legado formidable de estas miradas, transversales y anti-ortodoxas, sobre el pensamiento y la cultura. Es más, representa, también, para nuestra época un mapa singular de episodios y lugares que revisitar, un atlas del pensamiento, un observatorio único de la historia de la cultura, que va más allá de la tradicional representación bidimensional. Cuenta Borges que un grupo de insensatos cartógrafos dibujó un mapa a escala natural, que plasmaba y coincidía punto por punto con el imperio, de las mismas dimensiones que el territorio conocido y que al no encontrarlo útil, lo abandonaron a las inclemencias del tiempo y del olvido, y que aún perduran trozos sueltos por el desierto, destellos en el cristal de Merlín, lecturas de nuestro querido profesor Francisco Jarauta, Cuadernillos de la Fundación Botín.

Cristina Guirao Mirón