Archivos de la categoría Historia del Rectorado

Colocación de los retratos de los dos rectores de la UMU durante la Guerra Civil

“Hoy, la Universidad de Murcia tiene mucha más dignidad de la que tenía antes de este acto” (José Luján)

 

En la mañana de ayer, a las 10:00 horas, tuvo lugar el acto de incorporación a la Galería de Rectores de los retratos de los profesores Laureano Sánchez Gallego (Salamanca, 1878 — Tijuana, 1945) y Manuel Pérez Xambó (Murcia, 1904 — ídem, 1962).

El acto, sito en la 1ª planta del edificio Convalecencia, ha contado con la presencia, entre otras autoridades, del Rector Magnífico de la Universidad de Murcia, José Luján; el Presidente del Consejo Social, Juan Antonio Campillo; la nueva Decana de la Facultad de Derecho, Francisca María Ferrando y el Coordinador de Cultura, Francisco Javier Caballero.

Dirigido por el ex vicerrector de Cultura, Francisco Javier Martínez, ha querido citar al comienzo, con motivo de la naturaleza del acto y el contexto internacional, las palabras pronunciadas por el histórico Secretario general del PCE, Julio Anguita, al recibir la noticia de la muerte de su hijo como corresponsal de guerra en Irak: “Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen”.

A continuación, Pascual Vera, Jefe del Servicio de Comunicación, ha intervenido celebrando que por fin se haya completado la Galería de Rectores de la Universidad de Murcia, reconociendo el primer impulso que recibió esta iniciativa a través del antiguo Rector Orihuela, ahora culminada por Luján.

Tras la lectura del fallo del jurado anunciada por Carmen Veas -Técnico Superior del Servicio de Cultura-, se ha procedido al descubrimiento de los respectivos cuadros, con las posteriores presentaciones y palabras de agradecimiento por parte de los dos autores: Francisco Miguel Pujante Hernández (Sánchez Gallego) y Alfonso del Moral Sánchez (Pérez Xambó).

A su término, ha intervenido con gran emoción Pedro Mª Egea Bruno, catedrático de Historia Contemporánea de la UMU y recuperador de un fragmento de la historia universitaria, quien ha explicado brevemente la vida y obra de estos dos rectores comisarios olvidados a raíz de la contienda civil.

Todo este reconocimiento a la memoria de los rectores de la Universidad de Murcia durante la Guerra Civil no hubiera sido posible, en gran medida, sin el trabajo realizado por el profesor Pedro Mª Egea Bruno, quien ha hecho las veces de cronista para culminar de una vez por todas la página relativa a los máximos representantes de la centenaria institución.

Publicado en la revista Centum (Los Rectores de la Universidad de Murcia en la Guerra Civil), en el mes de febrero de 2019, Egea Bruno decidió adentrarse en esta omitida historia, con la investigación y documentación como base, para conseguir desvelar las vidas de los dos rectores republicanos en el transcurso de la Guerra Civil española.

Laureano Sánchez Gallego, nacido a finales del siglo XIX en Aldeaseca de la Frontera (Salamanca), provenía de una familia humilde de jornaleros y pastores. Como alumno destaca por su brillantez, y decide estudiar en un seminario a instancias de su maestro y del cura del pueblo. Más tarde, cursa Magisterio y es contratado por los jesuitas. Su siguiente empleo fue el de profesor de una academia en Salamanca. Tras aprobar las oposiciones a maestro de Primaria y conseguir el número uno de su provincia en las oposiciones a escuelas, cursa Bachillerato en el Instituto Cardenal Cisneros de Madrid y lo termina en 1910 con la calificación de Sobresaliente. A partir de esta etapa, su carrera empieza a ser meteórica: es licenciado en Derecho, Doctor y Catedrático en siete años (1917). Posteriormente,

8

se produce el contacto con nuestra ciudad, cuando realiza un cursus honorum en la Universidad de Murcia -donde llegó a ocupar los cargos de Decano, Secretario de la Facultad de Derecho y Vicerrector entre 1917 y 1932-. En clave política, fue elegido diputado por Murcia en la candidatura del PSOE entre 1931 y 1934. Alcanzaría el escalafón máximo entre octubre de 1936 y noviembre de 1937. Como podemos imaginar, el ambiente que se respiraba en esos tiempos no era el más agradable. Al término de la contienda, el salmantino se ve obligado a exiliarse, viajando a París para cruzar el charco a bordo del mítico buque Sinaia, rumbo a México. Allí, por más señas en la ciudad de Tijuana, ejerce su profesión primera: maestro de escuela. Todavía hoy, sus alumnos le rinden homenaje en el Día del Maestro, delatando el calado que dejaría en tierras mexicanas.

 

5

Manuel Pérez Xambó, nacido en Murcia a principios del siglo XX, provenía, en contraposición a su antecesor, de una familia acomodada. Como alumno destaca de igual manera, cursando el Bachillerato en el Instituto Alfonso X el Sabio. Abogado de renombre y funcionario de la Diputación Provincial desde 1926, cinco años después pasaría a la asesoría jurídica de la Abogacía del Estado. Inicia su carrera universitaria como auxiliar temporal de la Facultad de Derecho y en 1930 aprueba las oposiciones a la Auxiliaría. Después de que le encargaran varias Cátedras de Derecho, se destaca en él un compromiso político importante: es secretario de la comisión organizadora del Partido Republicano Radical Socialista y se le ve en mítines correspondientes a las elecciones municipales de abril de 1931 con personalidades como Mariano Ruiz-Funes. En estos, se refleja una gran capacidad de oratoria. Más tarde, en 1933, vira hacia el Partido Radical Socialista Independiente y un año después forma parte de la comisión dictaminadora de Izquierda Republicana, integrándose en el comité del Frente Popular. En noviembre de 1937, es nombrado Comisario Rector de la Universidad, no llegando a cumplir apenas dos años en el cargo debido a la conclusión de la contienda civil. Inmediatamente, es acusado de un delito de adhesión a la rebelión y el fiscal del Consejo de Guerra solicita la pena de muerte para el antiguo rector. Finalmente, sería condenado a doce años y un día de reclusión temporal, siendo encarcelado en la prisión de Totana. Pérez Xambó falleció el 22 de mayo de 1962, a los 58 años de edad, en la ciudad donde nació.

 

Cuando Mayor Zaragoza defendió a los más débiles en la Convalecencia

Historia del edificio del Rectorado XXXV

En septiembre de 2009,  en su visita al edificio de la Convalecencia, a  Federico Mayor Zaragoza, le fue entregado un ejemplar antiguo de la revista Campus de octubre de 1997, correspondiente a su doctorado Honoris Causa, el exdirector General de la UNESCO bromeó sobre los estragos del tiempo, pero lo cierto es que, con 75 años, parecía haberse detenido en una edad anterior, ajena al paso del tiempo.En la foto de Ángel Martínez lo podemos ver con el que fue Presidente del Consejo Social de la UMU Tomás Zamora, el ex Rector José Antonio Lozano y el entonces Rectos José Antonio Cobacho dirigiéndose llegando al edificio del Rectorado para tener un encuentro con la prensa. Sigue leyendo Cuando Mayor Zaragoza defendió a los más débiles en la Convalecencia

José María Aroca y el nacimiento del Consejo Social de la UMU

Historia del Rectorado de la UMU (XXXIX)

“Llego al cargo con la mayor ilusión”, aseguraba José María Aroca Ruiz-Funes en noviembre de 1985, recién llegado a un cargo que era absolutamente novedoso en la universidad española, y aportaba en la revista Campus su visión de este nuevo órgano: “Debe llevar a cabo una actuación responsable en relación permanente y contacto asiduo con los estamentos docentes y de gobierno de la Universidad y contribuir a la integración de la Universidad en la sociedad, a la que se debe como servicio”. Sigue leyendo José María Aroca y el nacimiento del Consejo Social de la UMU

Manuel Alvar, un académico de la lengua en el Rectorado

Historia del Rectorado de la UMU (XXXVIII)

A Manuel Alvar le faltaban todavía cinco años para ser nombrado doctor Honoris Causa por la UMU. En la foto de Ángel Martínez exhibe una mirada de sabio distraído mientras el catedrático de Lengua Española José Muñoz Garrigós se dirige al Antonio Soler en lo que fue el primer despacho de un Rector en la Convalecencia. En 1994, cuando pasó a formar parte de al claustro de la Universidad de Murcia merced a su distinción, comentaba a este cronista su sensación de que ahora sí, ya podía decir que venía a su casa cuando venía a la Universidad de Murcia.

Afable y atento, el filólogo y académico de la Lengua Manuel Alvar escribió a la revista Campus una carta de agradecimiento cuando conoció la publicación, que le había dedicado cuatro páginas a su figura y su obra: “Me siento abrumado por este honor que sobrepasa mis méritos”, escribió a la revista. En el edificio de la Convalecencia había afirmado que en Murcia “se habla el español igual que en todas partes”, y se había referido a la riqueza del español, afirmando además que “La lengua es algo vivo”, y por lo tanto en continua evolución.

 

El día que el Rectorado se convirtió en plató de cine

Ahora que se ha hecho el primer Mannequin Challenge realizado en la historia del Rectorado de la Universidad de Murcia, recordamos la primera vez en la que el edificio de la Convalecencia se convirtió en un plató cinematográfico. Corría el año 1998, y las cámaras y un completo equipo de cine se adueñaron del edificio.El entonces Rector José Ballesta interpretaba su papel en su propio despacho para un vídeo titulado “Bienvenidos a la Universidad de Murcia” con el que nuestro centro se presentó en multitud de Universidades, jornadas, Salones del Estudiante…

Santiago Grisolía, el bioquímico que dirigió el proyecto genoma humano de la UNESCO

Historia del Rectorado de la Universidad de Murcia (XXXII)

Cuando, a finales de los años 40, un joven Santiago Grisolía llegaba a la Universidad de Nueva York, becado por el gobierno español para trabajar con Severo Ochoa, sus colegas lo miraban con recelo, convencidos de que era un fascista colaborador del Régimen Franquista. Sigue leyendo Santiago Grisolía, el bioquímico que dirigió el proyecto genoma humano de la UNESCO

Claudio Magris, un constructor de Europa, en la Convalecencia

Historia del Rectorado de la Universidad de Murcia (XXXI)

Cuando, después de una extensa conversación, el escritor Claudio Magris se despedía de este cronista en el despacho del Rector Cobacho, en la Convalecencia, para marcharse con el profesor Pedro Luis Ladrón de Guevara, padrino de su doctorado Honoris Causa, se volvió y me contó una historia de su niñez que resumía su postura ante la vida: en un partido de fútbol decidió pasar de las reglas y marcar en propia puerta. Rechazó las normas porque en ese momento pensó que necesitaba hacer algo que fuese puro disfrute. “Creo que es imprescindible conservar esta mezcla de sociedad y anarquismo, de que se nos permita cierta creatividad lúdica”. Sigue leyendo Claudio Magris, un constructor de Europa, en la Convalecencia

El año que el Quijote invadió la Universidad de Murcia

Historia del Rectorado de la Universidad de Murcia (XXX)

Ninguna otra figura de ficción ha despertado tanto el interés de los artistas como el Quijote. Son miles los pintores que se han atrevido a plasmar las aventuras y vicisitudes del inmortal personaje de Cervantes. Sigue leyendo El año que el Quijote invadió la Universidad de Murcia

Universidad de Murcia: 16 años premiando a los mejores artistas

Historia del Rectorado de la Universidad de Murcia (XXIX)

Desde el año 2000, los premios de pintura de la Universidad de Murcia han distinguido a algunos de los mejores artistas de nuestro país y de otras procedencias. Casi 2000 pintores, procedentes fundamentalmente de todas las regiones de España, pero también de Portugal, Italia, Francia, Alemania, Cuba, Paraguay, Méjico y Brasil, han participado en sus 16 ediciones. Sigue leyendo Universidad de Murcia: 16 años premiando a los mejores artistas