Pepe Molina

La UMU rinde homenaje a la figura de José Molina

“Buscaba despertar en la juventud la consciencia de su importancia y su papel en el futuro pero, sobre todo, de su potencial para cambiar la sociedad” (Alfonso Burgos, director de cine)

“Mejorar la sociedad era su obsesión” (José Ignacio Gras)

“Quiso una economía al servicio del ciudadano” (Joaquín Contreras)

Agradezco a la vida que me haya dado la posibilidad de experimentar tantas experiencias. Una vida profesional es el éxito o el fracaso de quien en su día se propuso iniciar un camino dando ejemplo de que lo importante no es ‘forrarse’ sino mantener ideas claras y compromiso con la sociedad”. Así comenzaba José Molina una conferencia impartida en el mes de noviembre de 2017 en la localidad de Elda, un razonamiento que podría figurar en el frontispicio de su biografía como declaración de principios de alguien que hizo de la ayuda al prójimo su seña de identidad.Y un deseo final, expresado en la misma charla como corolario a una existencia plena de actividad: “La vida es un proyecto y hay que vivirla con emoción, con generosidad, con solidaridad y defensa de los valores, defendiendo siempre lo común por encima de los intereses personales. Porque lo común, lo que conocemos como lo público, es lo único que tenemos los que tenemos poco”.

Acto de homenaje in memoriam a José Molina

El viernes 12 de marzo, a las 12:00 horas, en el salón de actos de la Facultad de Economía y Empresa (Campus de Espinardo), tendrá lugar un homenaje al expresidente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia José Molina fallecido el pasado mes de febrero. La iniciativa está organizada por la Universidad de Murcia en colaboración con las Asociaciones “Pacto por la Transparencia en la Región de Murcia” y “Grupo Encuentros por la Transparencia”.

Profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Murcia en sus orígenes, doctor en Economía, sociólogo, auditor y, sobre todo, un incansable luchador por la economía participativa y la democracia real, la transparencia y el buen gobierno, ocupó, entre otros cargos, el de Vicepresidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (1979/1985), Consejero de Economía, Hacienda y Empleo durante el primer gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (1983/1986), así como el de Presidente del Consejo de la Transparencia (2015/2020).

En cumplimiento de la normativa y de acuerdo a las recomendaciones sanitarias para hacer frente a la Covid-19, el aforo del acto estará limitado para poder garantizar todas las medidas de seguridad necesarias a fin de salvaguardar la salud de los asistentes. Podrá ser seguido en directo por streaming desde la web de la Universidad de Murcia y a través de tv.um.es/directo.

Presidirá el acto el Rector José Luján, a quien acompañarán Joaquín Longinos Marín, Vicerrector de Responsabilidad Social y Transparencia de la Universidad de Murcia, que presidirá el acto, José Antonio Gómez Hernández, miembro del Programa IRIS de Encuentros por la Transparencia; Pedro Miralles Martínez, Investigador Principal del Grupo de Investigación Didáctica de las Ciencias Sociales de la UMU; Pilar Ortiz García, Co-Directora de la Cátedra Abierta para la Innovación y la Participación; Pilar Berral Casas, Notaria y Representante del Grupo “Pacto por la Transparencia en la Región de Murcia” y  María José Campillo Meseguer, profesora del IES “Julián Andúgar” de Santomera y Representante del Proyecto IRIS: Educar en la Transparencia y el Buen Gobierno.

Una vida plena de actividad

José Molina, nacido en 1937 en “una conflictiva España rota por un enfrentamiento que parece que nos persigue como un fantasma”, según sus propias palabras, vivió la cruda posguerra, tiempos de hambre, estraperlo y cartilla de razonamiento, y, siendo muy joven, formó parte de grupos de jóvenes cristianos. Cursó Peritaje Mercantil y Profesorado Mercantil. A finales de los 50 se incorporó a la Juventud Agrícola y Rural Católica (JARC), siendo nombrado tesorero nacional en 1960.  En Madrid estudia Ciencias Económicas y más tarde se licencia en Filosofía y letras por la Pontificia de Salamanca, realizando la tesis de licenciatura sobre la “Estructura Socioeconómica de la provincia de Murcia y las repercusiones generales del Trasvase”.

A finales de los 60 marcha a América Latina, donde traba contacto con personalidades como Salvador Allende o el Cardenal Helder Cámara, uno de los líderes de la Teología de la Liberación.

Finalmente vuelve a Murcia y toma contacto con el mundo empresarial, siendo elegido vicepresidente del Colegio de Titulares Mercantiles en 1977, y dos años más tarde, es nombrado vicepresidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España. Poco después forma parte del grupo de profesores fundadores de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Murcia.

Con la llegada de la democracia participa en la Comisión de Economía del PSOE para las primeras leyes democráticas, así como en la reforma del Sistema Fiscal, colaborando estrechamente con el grupo que dirigió Enrique Barón como portavoz.

Fue Consejero de Economía, Hacienda y Empleo durante el primer gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (1983/1986). Tras su dimisión volvió a la vida profesional, a la firma UNIAUDIT. Y finalmente formó Audihispana, donde trabajó hasta su jubilación, en 2003.

Sin embargo, lejos de ser el final de su actividad, su jubilación supuso su incorporación nuevamente a actividades de docencia en la Universidad, doctorándose y publicando desde entonces varios libros sobre temas como la transparencia o la ciudadanía y el gasto público. En su última etapa fue nombrado presidente del Consejo de Transparencia de la Región de Murcia, puesto que ocupó entre 2015 y 2020 y desde el que luchó por la transparencia en nuestra sociedad.

Un vídeo de 23 minutos para concienciar a los jóvenes

El homenaje incluye la presentación oficial del vídeo de 23 minutos “Lección de Pepe Molina sobre la transparencia y derecho a saber: para una juventud con un futuro en construcción”, dirigido y editado por Alfonso Burgos con la colaboración de David Buendía, Ainhoa Penalba e Irene Hernández.

El vídeo, grabado a finales de octubre de 2020 en el plató de Aured de la Facultad de Comunicación y Documentación de la Universidad de Murcia, se convirtió, sin pretenderlo, en el testamento vital de José Molina, sus postreras manifestaciones antes de enfermar por Covid. En él, Molina marca las vías de diálogo que resumen su apuesta por la transparencia y su lucha por la participación e implicación de la juventud en la sociedad y el buen gobierno, se refiere a los problemas que sacuden a la sociedad hoy, y anima a los jóvenes a participar activamente y a reivindicar los valores democráticos.

Según Alfonso Burgos, “Lo que buscaba era despertar en la juventud la consciencia de su importancia y su papel en el futuro pero, sobre todo, de su potencial para cambiar la sociedad”.

“Quería que los jóvenes no fueran flores en la basura, que no se vieran arrinconados y excluidos de una sociedad que no les entiende ni les presta atención. Pepe era consciente de la necesidad de hablar a los jóvenes en su idioma, de acercarse a ellos informándoles y concienciando, pero también entreteniendo. Sobre todo hablando en primera persona, sin tapujos, sincera y directamente, sobre los problemas de la sociedad, sobre la corrupción, el esfuerzo, el derecho a la vivienda, el agua, los precios de mercado, el futuro…”, comenta el director del documental, Alfonso Burgos, que añade que en el vídeo, “Pepe Molina muestra su esencia en una intervención con una puesta en escena sobria con la única compañía de la palabra y la razón para tratar de convencernos de que podemos ser mejores y que nos merecemos una sociedad mejor”.

Testimonio de medio centenar de amigos

Además de este documental, el homenaje incluirá la proyección de un montaje que integra las opiniones y consideraciones sobre José Molina de medio centenar de amigos y colaboradores que vierten su opinión sobre él. En el mismo, Enrique Barón asegura que “luchaba contra la censura y creaba cultura, todo con tranquilidad y con pasión al mismo tiempo”; para José Ignacio Gras “mejorar la sociedad era su obsesión”; “Su objetivo era que la economía fuese fuente de armonización”, asegura Ramón Madrid, mientras que Tomás Zamora comenta que “detectó que había un gran vacío en la transparencia. Los presupuestos participativos los vio como una misión cuasi religiosa”. También se incluye el testimonio de Joaquín Contreras, que asegura que “Él quiso que la política ciudadana, la transparencia y la ética fueran el eje de la economía, de una economía al servicio del ciudadano”.