ENTREVISTA A LUCIANO POYATO. PRESIDENTE DE LA PLATAFORMA DEL TERCER SECTOR.

Proceso de articulación del tercer sector de acción social en España. El valor de las alianzas y del dialogo civil en el siglo XXI. La gobernanza democrática en las políticas sociales.

Algunos de los elementos que han caracterizado al tercer sector de acción social en España son la heterogeneidad, la diversidad y la atomización, contando con diversas formas jurídicas, con diferentes ámbitos territoriales de intervención, con diferentes modelos y culturas organizativas, atendiendo a diferentes colectivos sociales y mostrando una fuerte dispersión de recursos y servicios. Desde esta realidad ¿Cómo se ha conseguido avanzar desde una cultura de la competencia y la ocultación hacia otra de la cooperación, la colaboración y el trabajo en red entre organizaciones sociales del tercer sector de acción social?

Me sorprende el planteamiento porque no tengo la impresión de que el tercer sector sea un entorno que destaque por la existencia de una mayor “competencia y ocultación”. Más bien todo lo contrario.

Lo que sí percibo con mucha claridad es que nuestro mundo ha cambiado. La
sociedad ha evolucionado extraordinariamente en la última década hacia una necesidad de mayor participación. Existe una exigencia, por parte de la  ciudadanía en lo que se refiere a la transparencia. Hay un mayor espíritu de colaboración por parte de las personas y lo que está claro es que l tercer sector y las organizaciones que lo integran, es decir las ONG, no proceden de un universo aparte. Somos personas de esta sociedad que reclama colaboración y transparencia.

Las ONG estamos comprometidas con la transformación de una realidad que no nos parece justa. Formamos parte de esa ciudadanía activa que ya no acepta las viejas relaciones de poder y busca modelos basados en la cooperación y en el apoyo mutuo.
Diversidad, heterogeneidad… sí me parecen adjetivos que se pueden adjudicar a nuestro sector. Hemos reconocido recientemente, en un ejercicio de autocrítica muy saludable, nuestra necesidad de realizar mejoras internas para avanzar.
Precisamente, de ahí surge la Plataforma del tercer sector, como fórmula de
colaboración y búsqueda de consenso entre las distintas voces que reclaman
participación.

¿Cómo ha sido el proceso de articulación del sector en torno a la nueva Plataforma del Tercer Sector? ¿Cuál ha sido el proceso de creación y quien la integra?

No ha sido un proceso fácil, la articulación del tercer sector ha supuesto tiempo y esfuerzo por parte de todos. Desde la creación de las primeras plataformas sectoriales, hace casi treinta años, hasta la constitución de la plataforma del tercer sector en enero de 2012, hemos vivido distintas etapas de crecimiento y cohesión interna dentro de los diferentes movimientos asociativos. Hemos estado centrados en la búsqueda de valores compartidos y desde luego en la atención a los colectivos en riesgo de exclusión.
La Plataforma del Tercer Sector persigue entre sus objetivos el avanzar en aquellas cuestiones que nos unen como sector, con el convencimiento de que podamos avanzar en la construcción de un mundo donde quepan todas las personas.

En estos momentos, la organización está integrada por las siete fundadoras de este proyecto: Plataforma del Voluntariado de España, la Plataforma de ONG de Acción Social, la EAPN Red Europea de Lucha contra la pobreza y la exclusión social, el CERMI, Cruz Roja Española, ONCE y Cáritas. Además se han sumado las nuevas plataformas autonómicas que son: Mesa del Tercer Sector de Andalucía y Plataforma del Tercer Sector de Extremadura. Junto a ellas existen otras entidades colaboradoras con las que se mantiene una estrecha relación: la Plataforma de Organizaciones de Infancia, el Instituto para la calidad de las ONG ( ICONG) y la Fundación LARES.
En la base asociativa de la Plataforma del Tercer Sector, por otra parte, figuran casi 30.000 asociaciones repartidas por todo el Estado. Es una gran responsabilidad ser la voz de tantas causas y luchas tan diversas.

¿Cuáles han sido los principales logros alcanzados a través del proceso de articulación del tercer sector de acción social en España?

Hemos ido consiguiendo numerosos logros a lo largo de este proceso. Sin duda, uno de los más importantes ha sido la creación de un espacio de cohesión donde todas las entidades tenemos la oportunidad de aportar nuestra voz y compartir valores, un espacio donde reina un espíritu de participación, de diálogo y donde procuramos dar visibilidad a las distintas causas y colectivos por los que trabajamos.
Siendo pragmáticos, a lo largo de estos dos años y medio de vida hemos conseguido crear un espacio de interlocución directo con el Gobierno de España. Hemos logrado la creación de la mesa de diálogo civil, que cuenta con una agenda en la que figuran las principales preocupaciones del tercer sector.

Por otra parte, estamos tratando de afianzar un modelo de financiación que permita seguir prestando servicios a las personas que lo necesitan y mantener la reivindicación de derechos sociales. Para afianzar dicho modelo trabajamos activamente para que se apruebe una ley del tercer sector y una ley de subvenciones, que permita vencer las dificultades que tenemos en este momento.

Por otra parte, hemos redactado un borrador de propuestas con medidas urgentes para la lucha contra la pobreza y la exclusión en nuestro país.

¿En qué consiste y que ha significado la creación de la mesa de Dialogo civil? ¿Se puede extender esta experiencia al ámbito de las comunidades autónomas?

La mesa de diálogo civil es un espacio de interlocución real entre el tercer sector y el gobierno de la nación. La presencia de la Plataforma del Tercer Sector en esta mesa, en representación de todo el tercer sector, coloca en la agenda política del gobierno las principales preocupaciones que viven las entidades sociales en estos momentos. Permite superar la limitación de ser un órgano consultivo para pasar a tener una voz real en lo que se refiere al diseño de políticas sociales.

La existencia de espacios de interlocución entre la Administración y el tercer sector tiene unas ventajas más que evidentes, no obstante lo más importante es contar con unos canales de comunicación y coordinación que permitan avanzar en favor de la igualdad de derechos de todas las personas, rompiendo la brecha de las diferencias territoriales en lo social y buscando la equidad.

Aunque existen diferencias claras entre las organizaciones que integran la economía social, la economía solidaria y el tercer sector, también son muchas las señas de identidad que los relacionan, siendo necesario avanzar en la superación de las separaciones existentes entre ellas, de forma que se pueda avanzar hacia una construcción de un tercer sector que integre los tres niveles, manteniendo sus diferencias.

De acuerdo con la Ley 5/2011 de Economía Social forman parte de la economía social las cooperativas, las mutualidades, las fundaciones y las asociaciones que lleven a cabo actividad económica, las sociedades laborales, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las cofradías de pescadores, las sociedades agrarias de transformación y las entidades singulares creadas por normas específicas que se rijan or los siguientes principios:

– Primacía de las personas y del fin social sobre el capital, que se  concreta en gestión autónoma y transparente, democrática y participativa, que lleva apriorizar la toma de decisiones más en función de las personas y sus aportaciones de trabajo y servicios prestados a la entidad o en función del fin social, que en relación a sus aportaciones al capital social.
– Aplicación de los resultados obtenidos de la actividad económica
principalmente en función del trabajo aportado y servicio o actividad  realizada por las socias y socios o por sus miembros y, en su caso, al fin social objeto de la entidad.
– Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que  favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades  entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad.
– Independencia respecto a los poderes públicos.

De acuerdo con la propia definición que hace la Red de entidades de economía
solidaria y alternativa, “la economía solidaria, es un enfoque de la actividad económica que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable, como referencia prioritaria, por encima de otros intereses”.
La economía solidaria en sus formas más diversas es una manera de vivir que abarca la integralidad de las personas y designa la subordinación de la economía a su verdadera finalidad: proveer de manera sostenible las bases materiales para el desarrollo personal, social y ambiental del ser humano.

La referencia de la economía solidaria es cada sujeto y las comunidades creadas desde las iniciativas sociales, por lo que no se la identifica según los beneficios materiales de una iniciativa, sino que se define en función de la calidad de vida y el bienestar de sus miembros y de toda la sociedad como sistema global”.

En el ámbito de la economía solidaria se encuentran las organizaciones vinculadas con el comercio justo, las financias éticas, el mercado social, el consumo responsable, los bancos del tiempo, las monedas solidarias, etc.

El tercer sector de acción social se articula en torno a la plataforma del tercer sector, el mundo de la economía social en CEPES y el de la economía solidaria en REAS, pero son muchas las interrelaciones entre estos tres ámbitos del tercer sector y sus principios y valores son compartidos.

CEPES y REAS aglutinan en su seno a entidades del denominado tercer sector de acción social, al igual que este integra a entidades de la economía social y solidaria

¿Cuáles son los vínculos entre economía social, economía solidaria y tercer sector de acción social? ¿El tercer Sector de Acción Social es economía social, o las empresas de la economía social y solidaria están integradas en el tercer sector de acción social? ¿Cuáles deben ser las vinculaciones, el nivel de coordinación e integración entre el mundo de la economía social y el tercer sector de acción social?

La economía social y la acción social son dos caras de una misma moneda. Cada una de ellas juega un papel fundamental en esta sociedad y contribuye de manera diferente pero complementaria a paliar las situaciones de desigualdad que sufren laspersonas.

Los valores que están presentes en las actividades de la economía social, así como en las entidades del tercer sector deben ser similares y por tanto han de centrarse en el desarrollo de toda la sociedad, partiendo de unos principios basados en la sostenibilidad social.

La superación de las etiquetas que nos encasillan es uno de los grandes retos que debemos afrontar. Buscar aquello que nos une, descubrirlo y potenciarlo debe ser el impulso que nos mueva en nuestras respectivas actuaciones individuales.

La superación de las etiquetas que nos encasillan es uno de los grandes retos que debemos afrontar. Buscar aquello que nos une, descubrirlo y potenciarlo debe ser el impulso que nos mueva en nuestras respectivas actuaciones individuales.
Las necesidades de las personas y de los distintos colectivos a los que representamos son muy variadas, las realidades existentes dentro del tercer sector tienen puntos de partida muy diferentes. El gran reto, por tanto, consiste en que las empresas o centros de economía social tengan en cuenta la gran diversidad que existe entre las entidades que conforman el tercer sector y hagan propuestas en favor de un mundo más igualitario.
Tenemos que explorar nuevas formas de colaboración encaminadas a que las entidades sociales establezcan un contacto saludable con las empresas de economía social. Es importante que exista muy buena comunicación y que se establezcan lazos de colaboración entre los dos sectores.

Las entidades sociales tenemos un conocimiento exacto de cuáles son las auténticas necesidades de las personas. Toda nuestra experiencia la podemos y queremos poner a disposición de aquellas iniciativas, públicas o privadas, que permitan generar riqueza para el conjunto de la sociedad. Actualmente son muy necesarios los proyectos que contribuyan a construir una sociedad más justa y más inclusiva.

 


mayo 2019
L M X J V S D
« mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Comentarios recientes