Archivo del sitio

Entrevista a Álvaro Hernández Vicente, autor de Patrimonio en el recuerdo

PatrimonioCon motivo de la presentación del libro,    Patrimonio en el recuerdo. La imagen de la nobleza en el paisaje urbano de la ciudad de Murcia,  hemos entrevistado al autor, Álvaro Hernández Vicente. Este autor murciano es licenciado en Historia del Arte, máster en Investigación y Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural, y estudios de doctorado en la Universidad de Murcia desde 2014. También ha impartido conferencias en diversos puntos de la Región de Murcia, así como centros de enseñanza secundaria y universidades españolas, como la Universidad Autónoma de Madrid.

La Edad Moderna revistió de palacios y blasones una Murcia que atravesaba su edad de oro. El comportamiento de la nobleza, la tipología de la casa señorial murciana, los lugares donde habitar o el reparto de tan distinguidos vecinos por el plano de la ciudad, forman parte del alma de este libro junto a un catálogo razonado de todos los escudos conservados en piedra. Sin embargo, la otra cara de la moneda habla de una destrucción; el antes y después de las glorias de una Murcia, que se ha pretendido reconstruir y revivir, bajo el amparo de estás líneas.

Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de hacer este libro?

Respuesta: Es el resultado de mi tesis de licenciatura. El día que la presenté, gustó tanto a los miembros del tribunal, que me dijeron literalmente: “Álvaro, este trabajo es publicable al cien por cien, hágalo cuanto antes”. Y aquí lo tenemos, hecho realidad. El verdadero “culpable” que me hizo entrar de lleno en el mundo de la heráldica fue mi director de tesis, Cristóbal Belda. Lo que empezó como un mero trabajo de clase cuando estudiaba la licenciatura, se convirtió en la excusa perfecta para un doctorado.

P: ¿A quién va dirigida esta obra?

R: Es un libro dirigido a todos los que quieren seguir sorprendiéndose con la ciudad de Murcia, a los que buscan nuevos enfoques en las investigaciones de humanidades y, cómo no, a todo el que quiera disfrutar con el arte, la historia y la cultura. Aunque trata un tema concreto como es la proyección de la nobleza en la ciudad, se encuentra lleno de referencias a la Murcia antigua de una manera amena y dinámica, lo que, unido a la cantidad de imágenes rescatadas que contiene, consigue envolver al lector y hacer que se sienta cómodo entre sus páginas.

P: ¿Cuánto tiempo le llevó la elaboración del libro?

R: Algo más de 4 años. Hubo que estudiarlo todo desde cero, ya que prácticamente no se había trabajado el tema desde este enfoque. Era todo lagunas al principio, un caos, pero la perseverancia es una dura y grata compañera.

P: ¿Cuál ha sido la mayor dificultad con la que se ha encontrado a la hora de su realización?

R: Lo más complicado siempre es recuperar lo que no existe. Ha habido que trabajar mucho para poder reconstruir en estas páginas una Murcia que hoy, por desgracia, no podemos ver.

patrimonioP: ¿Qué aporta Patrimonio en el recuerdo: la imagen de la nobleza en el paisaje urbano de la ciudad de Murcia a la Historia del Arte y a la Historia de la Región de Murcia?

R: La aportación del libro a la historia del arte consiste en la presentación de una metodología innovadora que ha quedado reflejada en la manera de estudiar y enfocar el tema de la heráldica y la nobleza. Siempre ha sido un tema vinculado a la genealogía o la historia, pero nunca había sido objeto de estudio de la historia del arte. Aquí se ha dado un paso más allá, demostrando que la historia del arte puede dar respuestas, perspectivas y contribuciones que complementan a las otras disciplinas. Respecto a la aportación que hace a la historia de la Región de Murcia, creo que es importante. Se ha conseguido documentar la existencia de numerosos edificios, de los cuales hasta ahora conocíamos la existencia de casi una veintena. ¡Quién iba a decir que Murcia tenía más de 110 palacios y casas señoriales en sus calles! Ha sido toda una sorpresa. También se ha realizado un catálogo que identifica todos los escudos conservados en piedra de la ciudad; de esta manera, cualquier interesado tendrá acceso a ellos y a la información de cada uno, sin necesidad de tener que ponerse a descifrarlo. Era necesario contar ya con un catálogo razonado de todos ellos: Murcia lo merece.

P: ¿De dónde proviene su afición por la Historia del Arte?

R: Desde bien pequeño. Recuerdo estar abriendo libros de arte a muy corta edad. Mis etapas preferidas eran el Renacimiento y el Antiguo Egipto. Con 6 años el templo de Ramsés II en Abu Simbel me tenía completamente hechizado, y con 11, pedía a gritos ir a Italia ¡Al final lo conseguí!

P: En la introducción indica que “la nobleza en Murcia ha sido un tema infravalorado”, ya que “ha pesado más el análisis y el estudio de la arquitectura y patrimonio arquitectónico religioso, que el análisis de la vivienda señorial o popular, ¿cuál cree que es el motivo de esta infravaloración?

R: La destrucción del 90% de la arquitectura nobiliaria es una de las causas. No es fácil estudiar lo que no existe, ni amar lo que no se conoce. En otras ciudades españolas, como Toledo, existe una conciencia diferente respecto a este tipo de patrimonio. También hay que reconocer que el patrimonio religioso suele ser más llamativo, concentrando mayor número de estudios, pero es algo que no se podría entender nunca sin la nobleza. Con este libro se ha conseguido unir ambas partes y completar así, por fin, el paisaje de la ciudad de Murcia: civil y religioso.

P: En el bloque I del libro expone que a comienzos del siglo XVII, un gran número de familias nobles se encontraban en la parroquia de Santa María (27%), mientras que en segundo lugar estaba la de Santa Catalina (12%), y el porcentaje en el resto de parroquias oscilaba entre en 11% y el 4%. ¿Se debió el éxito de esta parroquia, principalmente, a su céntrica posición y la presencia de la Catedral, o hubo algún otro motivo?

R: Por supuesto, la presencia de la Catedral era un perfecto imán de atracción para la nobleza. La posición estratégica de toda la parroquia de Santa María, que abarcaba desde la plaza de Santo Domingo hasta la Glorieta, contenía todos los organismos de poder civil, religioso y económico. Era la más distinguida y todos querían vivir allí. No hay que olvidar que donde hoy se levanta el palacio episcopal, se encontraba el palacio de los marqueses de los Vélez, uno de los principales linajes y motores de la ciudad. Sin duda era una parroquia completamente poderosa.

P: ¿Ha encontrado muchas dificultades a la hora de acceder a los archivos para realizar la investigación?

R: No, la verdad es que contamos con unos archivos en los que trabajan grandes profesionales que colaboran en todo momento. En muchas ocasiones, son nuestros salvadores.

P: ¿Cómo ha obtenido las imágenes que encontramos en el interior del libro? ¿Podría indicarnos cuál es la más antigua y la más reciente?

R: Las imágenes pertenecen a varios fondos, la mayoría a colecciones particulares. Vivimos en una ciudad cuyos habitantes tienen mucho cariño al pasado y es rara la vivienda que no conserva copias de imágenes antiguas de la ciudad. Los archivos poseen gran cantidad de imágenes que tan generosamente digitalizan a nuestra disposición. Las más antiguas corresponden a las que realizó la casa Laurent en el último tercio del siglo XIX, unos documentos excepcionales; las más recientes, realizadas por mí, tras callejear durante meses por la ciudad en busca de todos los escudos para el catálogo.

P: ¿Considera que actualmente la sociedad está perdiendo interés por conocer y cuidar el patrimonio de nuestra región?

R: Hubo una etapa en la que la desidia hacia el patrimonio se palpaba. Actualmente se está comenzando a tomar conciencia de todo lo que tenemos. Cuando las nuevas generaciones se escandalizan al enterarse de todo lo que se ha destruido y que por desgracia, no podrán ver nunca, es un síntoma de ir en buena dirección.

P: En su obra repite en varias ocasiones que Murcia “fue una ciudad profusamente blasonada”, sin embargo, ya no lo es tanto. ¿Quién o quiénes considere que son los “culpables” de esta abundante pérdida de patrimonio?

R: Los culpables siempre serán los que tenían la responsabilidad de custodiarlo, protegerlo y preservarlo y, sin embargo, no lo hicieron por sus propios intereses o por simple ignorancia. Razón por la que nunca debe faltar en nuestras aulas una perfecta formación en humanidades, la única manera de erradicarlo y lo más cercano a un acto de desagravio.

P: De haber conservado gran parte del patrimonio que hemos perdido, ¿piensa que Murcia sería una de las ciudades más bonitas, no solo de España, sino de Europa?

R: Sería muy atrevido afirmar eso, pero sí podemos decir que sería un destino turístico europeo muy atractivo. Murcia iría incluida en cualquier ruta turística por España. Su casco histórico sería digno de ser visitado si se hubiese conservado íntegramente. Lo que antes estorbaba para dar vía libre al llamado “progreso”, hoy se echa de menos como reclamo para el turismo. A veces  olvidamos las posibilidades del patrimonio cultural, ligado al turismo como empuje económico. Por ejemplo, las exposiciones “Huellas” o “Salzillo, testigo de un siglo”, comisariadas por Cristóbal Belda, aumentaron el PIB de la región.

P: De los 47 escudos que aparecen en el II bloque del libro, ¿cuál es que más le llama la atención o le fascina? ¿Por qué?

R: El que más me llama la atención es el de la Familia Palao. Le tengo cierto cariño. Se encontraba en una de las viviendas más pintorescas que había en la calle Madre de Dios. Era realmente bonita. Una casa señorial levantada a finales del XVI con una reja espectacular de la que se conserva una antigua fotografía. Cuál fue mi sorpresa, que tiempo después encontré el mismo escudo en la contraportada de la catedral, sobre la escena de “El Sueño de José”. Después de días estancado en la investigación, aquel día salté de alegría.

P: ¿Es muy complicado analizar un escudo? ¿Cómo podemos averiguar qué tipo de modelo (español, italiano…) es?

R: Puede ser muy complicado o verdaderamente sencillo y rápido. Depende de la información con la que contemos. Hay escudos que por mucho que queramos identificar, si no disponemos de algún documento o información adicional que arroje algo de luz sobre ellos, nunca podremos identificarlos por muy expertos que seamos en heráldica. Cada escudo es un mundo, posee un lenguaje completamente cifrado que es ilegible a simple vista si no disponemos de ninguna información aparte de las armas. Suelo compararlos muchas veces con los jeroglíficos egipcios: hasta que no apareció la piedra Rosetta, nadie pudo leer ni entender la clave de los jeroglíficos. Los escudos se comportan de la misma manera.

Respecto al modelo de escudo, es bastante fácil, tan sólo hay que observar la forma que tiene, el contorno del escudo. Cada diseño corresponde a un modelo distinto.

P: Háblenos sobre su trayectoria profesional

R: Mi trayectoria profesional se ha orientado plenamente a la investigación y a la docencia, mi mayor pasión. La Edad Moderna ha sido la época donde he desarrollado gran parte de mis estudios. Vivimos en un país en el que el barroco ha supuesto una de las mayores corrientes estéticas y de pensamiento, que son únicas en Europa. Contamos con un Siglo de Oro que fue la envidia de Europa. Actualmente estoy metido de lleno en el mundo de la heráldica y la nobleza debido a mi tesis doctoral, aunque me considero un estudioso de paisajes urbanos, en especial los desaparecidos. Me siento como un investigador que se ocupa de recrear el pasado de las ciudades sobre papel. Mi mayor obsesión es contar a todo el mundo cómo eran, calle por calle, con todo pormenor, de manera que puedan pasear por ellas a través de mis trabajos

P: ¿Tiene en mente o está trabajando en la realización de un nuevo libro?

R: Estoy trabajando en varios proyectos a la vez. Se puede decir que el próximo libro tendrá unas líneas de investigación similares a este, pero en esta ocasión estará enfocado de lleno a la ciudad de Cartagena, ciudad con un pasado barroco olvidado y desaparecido que intentaré recuperar, al igual que con Murcia.

P: Por último, ¿hay algo que desee añadir o contarnos?

R: Desearía hacer una llamada a la defensa de las humanidades como disciplina, tan denostadas hoy en día. Son capaces de transmitir todas las herramientas de pensamiento, reflexión y crítica que, como seres humanos, nos corresponde desarrollar. Se trata de nuestra dignidad como personas, un derecho. Las humanidades no se pueden mantener al margen de la sociedad nunca, sería un caos y el fin de nuestra civilización. Como investigador y humanista, siempre he luchado por concienciar a los demás sobre la necesidad e importancia de esta disciplina para una correcta formación como individuos. Por encima de todo, hay que sensibilizar a la población para que nunca haya que recrear sobre un libro la historia de una destrucción como la que aquí se refleja, para que nuestra identidad no vuelva a ser mutilada, ya que, al fin y al cabo, es el espejo donde nos miramos. Si hay algo que me desestabiliza es la indiferencia ante la cultura y el conocimiento, por eso siempre recomiendo a todo el mundo que lea, sea quien sea, pero que lea. Se trata de encontrar un punto de encuentro con nosotros mismos, con tal de convertirnos en individuos que se sientan desarrollados por completo.

 

 


Patrimonio en el recuerdo. La imagen de la nobleza en el paisaje urbano de la ciudad de Murcia

patrimonioPatrimonio en el recuerdo. La imagen de la nobleza en el paisaje urbano de la ciudad de Murcia, es una obra de Álvaro Hernández Vicente, licenciado en Historia del Arte, máster en Investigación y Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural, y estudios de doctorado en la Universidad de Murcia desde 2014.

Tras la Reconquista, la nobleza comenzó a ocupar un papel fundamental en la sociedad. La Edad Moderna revistió de palacios y blasones una Murcia que atravesaba su edad de oro. Los nobles proyectaron su imagen en cada calle, plaza y rincón del callejero. Privilegiados y pecheros convivieron durante siglos en una ciudad con gran identidad nobiliaria, que nada envidiaba a otras capitales españolas. El comportamiento de la nobleza, la tipología de la casa señorial murciana, los lugares donde habitar o el reparto de tan distinguidos vecinos por el plano de la ciudad, forman parte del alma de este libro junto a un catálogo razonado de todos los escudos conservados en piedra. Sin embargo, la otra cara de la moneda habla de una destrucción; el antes y después de las glorias de una Murcia, que se ha pretendido reconstruir y revivir, bajo el amparo de estás líneas.

Este libro está formado por dos bloques o temáticas, siendo el primero de ellos el que contextualiza a la obra con 1. el estudio de la nobleza murciana y su lucha por la perpetuidad, 2. La residencia señorial murciana. La elocuencia de la arquitectura y su ornato. 3. Lugares donde habitar: Ubicación de los palacios. 4. Recorrido y análisis por parroquias y por último y 5. La destrucción del patrimonio nobiliario.

El segundo bloque analiza el El blasón como distintivo, y recoge un Catálogo de escudos familiares de la ciudad de Murcia.

 

 

 

 


Seda. Historias pendientes de un hilo. Murcia, siglos X al XXI

sedaEsta obra está divida en dos partes:

– En la  primera de ellas,  se describe la importancia que la producción de la seda ha tenido en Murcia desde la época medieval hasta la actualidad. También se resaltan aspectos artísticos y etnográficos relacionados con la producción de la seda en la Región de Murcia, algo muy útil para comprender la importancia que la producción sedera tuvo desde el Medievo.

  1. Seda. Historias pendientes de un hilo. Murcia. Siglos X-XXI – de Jorge A. Eiroa Rodríguez y Mariángeles Gómez Ródenas.
  2. La sericicutura y el trabajo artesanal de la seda en Murcia – de Felipe González Marín y Mariángeles Gómez Ródenas.
  3. El trabajo de la seda en Murcia durante la Edad Media – de  Jorge A. Eiroa Rodríguez.
  4. La seda en Murcia en los siglos XVI a XVII – de Pedro Olivares Galváñ.
  5. La seda en los siglos XIX y XX – de Felipe González Marín y Mariángeles Gómez Ródenas.
  6. Aplicaciones no textiles y biomédicas de la seda -de José Luis Cenis Anadón.

– La segunda parte se corresponde con El catálogo de la exposición que tiene lugar en el Museo Arqueológico de Murcia,  (16 de marzo hasta el 28 de mayo de 2017),  y que ha sido promovido y organizado por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, la Consejería de Cultura y Portavocía, la Dirección General de Bienes Culturales, y el propio Museo Arqueológico de Murcia.

Esta obra consta además de:

– Un glosario  que nos ayuda a comprender  los términos específicos para leer el libro.

– Una bibliografía con todas las referencias que  han utilizado los autores.

Los coordinadores de la exposición son Mariángeles Gómez Ródenas, Maribel Serna Pérez y Manuel Lechuga Galindo, mientras que los encargados de realizar los textos han sido Felipe González Marín, Jorge A. Eiroa Rodríguez, José Luis Cenis Anadón, Mariángeles Gómez Ródenas y Pedro Olivares Galvañ. José Luis Montero ha sido el encargado del diseño y las fotografías.


Entre las orillas de dos mundos. El itinerario del jerife morisco Muhammad ibn ‘Abd al-Rafi': de Murcia a Túnez

EntrelasorillasEntre las orillas de dos mundos, es el título que han elegido los autores para este libro. Título que tiene por objetivo no sólo escribir la vida de Muhammad ibn ‘Abd al-Rafi’ al-Mursi al-Andalusi, el “Héroe” de este trabajo, sino igualmente escribir sobre las de muchos otros moriscos anónimos que se encontraban en la primera mitad del siglo XVII e, incluso después, en los diferentes puertos del exilio: los Alfaques, Denia, Cartagena, Málaga, Marsella, Livorno, Tánger, Orán y la Goleta.

Los autores han dado la palabra a una de las voces ocultas: la de un morisco murciano-tunecino. La razón no es otra que estudiar y comparar su relato con los diferentes relatos sobre los hechos; y estudiar a través de su historia distintas problemáticas como: la expulsión de los moriscos de España entre 1609-1614, la conversión, la ambigüedad o las dudas religiosas de los miembros del grupo morisco; es decir, un viene y va entre el Cristianismo y el Islam. En definitiva, con este libro se pretende comprender el proceso de asentamiento y la integración de la comunidad morisca en la sociedad tunecina. Además, contiene la traducción del texto original de Muhammad ibn ‘Abn al-Rafi’, realizada por Mouhamed Aouini.

Esta obra pertenece a la colección Monografías de la Serie:  Familia, élite de poder, historia social

 

Houssem Eddine Chachia, coordinador de la obra,  es Doctor en historia moderna por la universidad de Túnez. Investigador en el laboratorio: Regiones y Recursos Patrimoniales de Túnez (Universidad de la Manouba). Autor de diversos artículos y libros. Entre sus líneas de investigaciones se encuentran los moriscos y los sefardíes, las relaciones tunecinas-ibéricas en la época medieval y moderna.

Lofti Aïsa, es Profesor de Historia Moderna de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de Túnez. Autor de varios libros y estudios sobre la historia de la santidad y de las mentalidades en el Magreb.

Mouhamed Aouini, traductor del texto de Muhammad ibn ‘Abd Al -Rafi’ es Profesor de civilización en la facultad de letras, Artes y Humanidades de la Manouba, y director del departamento de español en la misma facultad. Autor y traductor de varios libros y estudios.


“Murcia en tres lecciones magistrales”, publicaciones del Centenario.

Murcia en tres

“Murcia en tres lecciones magistrales” es una obra que abunda en el estilo y las preocupaciones de su autor, José Mariano González Vidal. En esta ocasión, a través de la semblanza de tres insignes profesores de paso por la ciudad en tres momentos históricos muy distintos se nos brinda una reflexión acerca de devenir como concepto antónimo al de esencia: la indefectible mudanza de las personas y de los paisajes frente a los rasgos memorables, por ende inalterados, de aquello que ha sido.

La percepción de los protagonistas retratados es, en cierto sentido, similar entre sí: metecos viviendo su peculiar exilio de la ciudad provinciana; imbricándose con su urdimbre conforme a sus propias y heteróclitas personalidades. En el más puro estilo clásico, González Vidal relata la tensión del individuo frente a la polis. Una urbe que se compone de paisaje humano (personajes secundarios imprescindibles para un claroscuro intrahistórico acertado) y de panorámicas puntillistas (y puntillosas a veces) de la arquitectura ciudadana. De esta tensión dialéctica se desprende que todas las partes implicadas son fundamentales para el relato.

El joven con ademanes de dandi Carande, el sensible Guillén y el místico huraño Tierno deambulan por las páginas de este libro, enmarcados, atenazados a veces, por el inconsciente barroco y  levantino que mana por los poros de una tierra de por sí pantanosa. Tres individualidades frente a la metrópoli que puede resultar íntimamente lírica, como su Arco de la Aurora; amable y cortesana, como en las novecentistas veladas del Casino; o áspera y desoladora, como el panorama nocturno desde la ventana de un hostal en plena canícula.

Y, siempre presente, la pérdida. De los protagonistas, eternos desarraigados, condenados al tránsito. De aquellos que en un sentido u otro fraguaron con ellos relaciones. Del paisaje remodelado, por no decir destruido, de una ciudad que resulta cada vez más irreconocible, incluso para ella misma. Todo ello consecuencia de ese devenir tan indeseado como irremediable. ¿O no?

La Universidad de Murcia cumple cien años de historia al servicio de la educación superior, la creación de conocimiento y la transmisión de la cultura. Entre finales de 1913, cuando comenzó un movimiento social por su aprobación, y el desarrollo del primer curso académico 1915-16, transcurrió el periodo del que ahora se celebra su centenario. Con la serie titulada Publicaciones del Centenario de investigaciones y estudios, entre las que se incluye este libro, se pretende que contribuyan a que la sociedad conozca las aportaciones realizadas por la Universidad, su historia, su situación actual, sus retos y sus perspectivas de futuro en un contexto social, tecnológico, económico y científico complejo y apasionante. El objetivo es potenciar la conciencia de quiénes somos, qué hemos hecho, qué podemos mejorar y qué debemos seguir haciendo en pos de una sociedad mejor como universitarios.


Territorio de la memoria. Arte y patrimonio en el Sureste español

cover1 copiaMaría del Mar Albero Muñoz y Manuel Pérez Sánchez son los editores de este libro que expone algunos de los estudios de aquellos presentados y discutidos en el I Congreso Nacional de Jóvenes Historiadores, reunión científica celebrada en Murcia en febrero de 2014. Allí, y bajo las premisas del debate y el intercambio del conocimiento, se plantearon estas visiones en torno a un territorio y una memoria, de la aguda necesidad que experimentan los pueblos de poseer una conciencia clara de su patrimonio histórico y cultural como arma fundamental para combatir toda clase de engaños, manipulaciones y tópicos, tan frecuentes en estos últimos tiempos.

Este primer congreso tuvo como objetivo investigar aspectos diversos del patrimonio histórico artístico del levante español, particularmente en la zona de Murcia, pero el propósito de los organizadores ha sido y es no circunscribirse exclusivamente a áreas locales, sino dar una mayor amplitud de miras a los trabajos que constituyan las aportaciones de los futuros congresos. La idea de convocar a jóvenes investigadores que, recién terminada su licenciatura de Historia del Arte, intentan hacer sus primeras armas en el campo de la investigación artística, nos parece excelente e imprescindible, tanto más cuanto que las circunstancias actuales hacen difícil ver publicados esos trabajos que a veces por excesiva bisoñez parecen a algunos carecer de interés, lo cual puede ser cierto; pero cuando a estos jóvenes investigadores se les cierra desde el principio el camino, corren el peligro de abandonar definitivamente un camino para el cual han recibido ya una buena formación que en el futuro puede convertirse en una auténtica madurez intelectual que conducirá a publicaciones de alto calado.

Si estáis interesados en consultar este libro podéis acceder a nuestro Catálogo de libros  en abierto, a través de  este enlace y descargarlo.


La séptima corona. El Reino de Murcia y la construcción de la lealtad castellana en la Guerra de Sucesión (1680-1725)

la septimaJulio D. Muñoz Rodríguez propone con este libro un modelo análisis de las causas que llevaron a una mayoría de los castellanos a optar por Felipe V frente al candidato austríaco, el archiduque Carlos, apoyado por Inglaterra, Holanda, Portugal y el Imperio. Si en Europa la Guerra de Sucesión española se convirtió en un conflicto que decidiría el equilibrio de las potencias europeas, en la geografía peninsular supondría un enfrentamiento que dividiría a la población y aceleraría procesos de cambio político que venían gestándose desde tiempo atrás.

Para la concreción de este modelo se ha empleado un territorio periférico de la Corona de Castilla, el reino de Murcia, que, sin embargo, experimentaría un protagonismo indudable en el desarrollo de esta guerra. La batalla de Almansa y el auge del obispo Belluga en la defensa del reino son algunos de los ejemplos que reflejan la importancia que para Felipe V adquirió el sureste castellano en su voluntad de consolidarse como rey de España.

Fue, en consecuencia, la población la que decidió en gran medida el resultado de esa contienda civil, y la que protagonizaría con su elección política aquel tiempo de incertidumbres.

Este libro ha sido publicado por editum en la colección editum miradas  y en colaboración con la  Red Columnaria.


Los Benedicto, una familia de mercaderes de libros en Murcia ( siglos XVIII- XIX)

Los BenedictoDentro del amplio mundo de las gentes del libro, en esta monografía, la autora Amparo García Cuadrado, se centra en las actividades editoras, mercantiles e impresoras llevadas a cabo por distintos miembros de la familia Benedicto, una destacada saga de mercaderes de libros. A través de un amplio recorrido cronológico, que arranca de los años 30 de la Centuria Ilustrada hasta mediados del siglo XIX, se muestra la evolución de estos mercaderes y su peso específico dentro del colectivo de profesionales que trabajaron en Murcia. Sus logros, apuestas empresariales, contactos y dificultades ayudan a dibujar el todavía poco conocido universo de los libreros e impresores de otro tiempo y las necesidades lectoras de sus contemporáneos. Puesto que el quehacer profesional de uno de los Benedicto se amplió al campo impresor, la autora ha abordado, también, las características de su producción, motivaciones, estética impresora, ilustraciones y adornos tipográficos que marcan diferencias entre las oficinas tipográficas y ayudan a verificar las conexiones existentes entre los talleres murcianos. El trabajo añade un inventario descriptivo de los productos salidos de la imprenta de la Platería, como complemento de este esfuerzo tipobibliométrico se reproducen una gran parte de las ilustraciones que Benedicto Oliver estampó en diversos productos editoriales; su finalidad es facilitar otra vía de identificación y asignación de impresos al taller.

El cúmulo de informaciones localizadas en fuentes documentales y bibliográficas ha permitido exponer los acontecimientos cronológicamente, si bien esta secuencia no tiene siempre la misma intensidad informativa. Con objeto de facilitar la consulta de dichos documentos, se aporta la transcripción de una parte significativa de la colección, unas fuentes que han permitido reconstruir la presencia activa de esta familia entre las grandes del libro a lo largo del siglo XVIII y su continuación en la centuria siguiente, tanto en la ciudad de Murcia como en la de Cartagena.


Los Museos Municipales de Murcia

museos municipalesEn este ensayo, Luz María Gilabert González, aborda el estudio de los museos gestionados por el Ayuntamiento de la ciudad de Murcia, desde el año 1979 hasta el 2007, a través de un recorrido por la historia de sus cinco instituciones: El Museo Hidráulico, el Museo Gaya, el Museo Taurino, el Museo de la Ciencia y el Agua y el Museo de la Ciudad.

El análisis permitirá al lector conocer sus sedes y espacios, sus colecciones y contenidos, sus planteamientos museográficos, los tipos de visitantes además del funcionamiento, la gestión y su organización interna. Pues el objetivo principal es dar a conocer el pasado pero también el presente de nuestro espacio cultural más cercano y de sus prácticas dentro de la gestión pública del municipio.

 

Para recuperar  las secuencias más interesantes de la evolución histórica de estas entidades y de la política municipal murciana ha sido fundamental el uso de diversas fuentes de información- noticias de prensa diaria, proyectos arquitectónicos, entrevistas, memorias anuales, programación de actividades etc.-, ya que hasta ahora no existían monografías ni estudios de detalle sobre el tema en su conjunto, unicamente breves alusiones en publicaciones especializadas de ámbito regional y nacional.


Carlos Cano y Núñez (1846-1922): Una red literaria en Murcia

El último cuarto del siglo XIX es, a nivel literario y artístico, un momento extremadamente fecundo en la ciudad de Murcia. Muchos de sus protagonistas han merecido una notable atención que ha quedado reflejada en valiosas monografías y diversos estudios, y sus nombres, siquiera por repetidos, nos son familiares y conocidos; otros, hoy injustamente olvidados, fueron igualmente celebrados en la época. Uno de estos últimos es el poeta Carlos Cano y Núñez, laureado escritor y militar, cultivador de una poesía festiva y en sociedad, sin cuyo conocimiento queda incompleta una parte de la historia cultural de la ciudad y la región.

El presente volumen, escrito por el profesor Enrique Encabo y publicado dentro de la colección Editum Miradas, aborda la figura del poeta, aunque inevitablemente lo hace partiendo del concepto de red literaria. Una red literaria, como acertadamente se detalla en el texto, se teje a base de relaciones personales, pero no es un tejido tupido, asfixiante, sino un conjunto de nudos entrelazados que se unen unos a otros con asombrosa flexibilidad; autores que se conocen, integran y presentan a través de prólogos, epístolas y publicaciones periódicas. Red literaria que, si bien no es exclusiva de nuestra ciudad, sí tuvo una importancia decisiva en ésta, conformada como estuvo por los buenos murcianos (como ellos mismos se autodenominaron) que, con auténtica conciencia de grupo cultural, se lanzaron al renacimiento de la vida artística y cultural en pos del progreso, moviendo y conmoviendo a través de sus innumerables acciones colectivas.

Juegos florales, centros artísticos y sociales como el Casino, el Teatro Romea o el Círculo de Bellas Artes, publicaciones periódicas tales El Diario de Murcia, Cartagena Artística, La Paz o El Bazar Murciano, las antologías de Raimundo de los Reyes o Andrés Blanco… fueron los órganos de difusión de intelectuales como Martínez Tornel, Díaz Cassou, Sánchez Madrigal, Fuentes y Ponte, Pío Tejera o Frutos Baeza. Una época irrepetible, reflejada en las páginas que ahora ven la luz y que suponen una suerte de biografía colectiva de poetas, artistas, músicos, periodistas… y, por encima de todo, murcianos.

El libro añade, además, el estudio de productos artísticos propiciados por la labor de Carlos Cano, como la publicación El Mosaico (1896-1898), acaso la mejor revista literaria de la ciudad en el siglo XIX, la relación familiar y literaria del poeta con su primo, el celebrado Federico Balart, su participación en el panorama literario nacional (a través de Madrid Cómico, la librería de Fernando Fé o su amistad con Manuel del Palacio) y el acceso a documentos y obras pertenecientes al espacio íntimo del escritor, como el álbum de su hija Dolores (donde estampan su firma y creaciones los principales nombres de la literatura murciana y nacional), la corona poética a la memoria de su hijo fallecido o el acercamiento a su biblioteca particular.

Esta obra, llena de literatura y de vida, es una notable aportación al estudio de la sociedad y la literatura en Murcia, añadiendo la dimensión de grupo cultural y el concepto de red literaria, necesarios para la mejor comprensión de una época, tan lejana y tan cercana, pero sin duda fundamental para entender nuestro presente.

 


julio 2017
L M X J V S D
« jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos