Entrevista a José López Hernández sobre el libro: De la República al franquismo. Legalidad, legitimidad y memoria histórica

Con motivo de la publicación de la obra “De la República al franquismo. Legalidad, legitimidad y memoria histórica”, de Antonio López Martínez, hemos tenido la oportunidad de charlar con su editor, José López Hernández, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Murcia. José López fue también el director de la tesis que, ahora convertida en libro, viene a cubrir el vacío existente en el análisis jurídico de la Segunda República, la Guerra Civil y el Régimen de Franco.

foto

José López Hernández, editor del libro

En primer lugar, ¿cómo surgió la iniciativa de realizar este libro?
El libro surge a raíz de que Antonio López Martínez, que estaba haciendo la tesis doctoral, cayera enfermo y falleciera, cuando su investigación estaba prácticamente terminada, pero sin poder darle el último toque. Como director de su tesis, pensaba que el texto era muy interesante y novedoso, y, de acuerdo con la familia, decidimos publicar el libro.

¿Cómo ha sido el proceso de transformación de esas investigaciones del autor, Antonio López Martínez, en un libro? ¿Ha habido alguna dificultad por motivo, por ejemplo, de que alguna parte estuviera sin terminar?
Bueno, no, cuando dejó de trabajar en la tesis a finales de 2010, después de 3 o 4 años intensos (primero de investigación y luego de redacción), el trabajo estaba terminado. Lo único que hicimos fue alguna revisión de estilo, bibliografía, y buscar los documentos que él mismo había aportado en cantidades enormes. Básicamente le dimos formato de libro al texto tal cual lo había escrito.

¿Tenía el autor entre manos el estudio desde el derecho de alguna otra cuestión?
No, aunque antes de esta investigación hizo una para el final de los cursos de doctorado, sobre un tema filosófico, “Los principios de legitimidad y legalidad en el Estado y en el Derecho”.

Nos gustaría que nos hablara un poco más del autor, Antonio López, y de esa inquietud intelectual tras más de 30 años de ejercicio de la abogacía. ¿Qué le movió a embarcarse, a sus 60 años, en una labor tan dedicada como son unos estudios de doctorado?
Antonio López era muy inteligente, y un apasionado del conocimiento, de la ciencia y del derecho. Este era el proyecto de su vida, y tenía la ilusión de terminarlo. Era un hombre que se basaba en las ideas de libertad, justicia y socialismo, y también en la de la coherencia. Una de las cosas que aparecen en la tesis es, precisamente, su creencia de que hay que perfeccionar el ordenamiento jurídico con lo que él llamaba el principio de congruencia, es decir, que las normas se han de aplicar coherentemente e igual en todos los casos.

De la República-Foto solapa

Antonio López Martínez

¿Por qué eligió el tema de la República, la Guerra Civil, el franquismo…?
El hecho más importante que lo movió a abordar estas cuestiones fue el descubrimiento, pasados los 50 años, de que su padre había sido condenado y había estado en la cárcel durante el régimen de Franco por motivos políticos. Esto era algo totalmente desconocido para él, fue un golpe… pero despertó su interés por saber lo que había pasado, y ahí empezó a buscar la causa por la que le condenaron, los documentos de la justicia militar, etc. A todo ello hay que sumar su pasión por el derecho y sus ideas socialistas.

Entrando ya de lleno en el libro: ¿Cuál piensa que es su principal aportación al campo jurídico?
Lo más importante es que se trata del primer estudio conocido que analiza desde el punto de vista jurídico el periodo de la República y la Guerra Civil, y de una manera derivada el régimen de Franco y la Ley de Memoria Histórica: analiza toda la legislación de la Segunda República (desde la Constitución a las leyes aprobadas en los sucesivos gobiernos), la actividad parlamentaria de todo el periodo de la República, los actos del gobierno y de los sublevados, etc. De estos análisis surgen algunas aportaciones realmente curiosas:
Por ejemplo, el estado de guerra lo declaran los rebeldes el 28 de julio de 1936, pero el gobierno de la República lo hace el 23 de enero de 1939, es decir, tan solo dos meses antes de acabar la guerra civil. Durante todo el tiempo anterior, lo que el gobierno declaró fue el estado de alarma.
También se recoge que Franco fue nombrado jefe de gobierno, pero no jefe de Estado; o que el Boletín Oficial del Estado, con el nombre actual, se crea por el bando sublevado en 1936.

¿A qué cree que se debe, como se comenta en el libro, la existencia de una ingente bibliografía sobre la época desde el punto de vista histórico y político, pero no desde el jurídico?
El propio autor hace referencia en su libro a las causas. La primera razón que aduce es la dificultad de acceder a los archivos, tanto originales como copias, de los textos legales y judiciales de la época. Una segunda causa sería la inexistencia durante todos aquellos años de un índice legislativo, a pesar de las previsiones del gobierno republicano. Y además podríamos añadir tanto la represión del régimen franquista, que obligó a salir a la mayor parte de los científicos y juristas del país, como la censura a la que se sometía cualquier texto de alguno de estos campos.

¿Cómo fue, desde el punto de vista jurídico, el paso de la dictadura de Primo de Rivera a la II República, o la misma proclamación del 14 de abril?
Aunque no es un tema que aborde el libro, sí puede resultar interesante e importante desde el punto de vista de la legitimidad de la nueva República. Para responder a la pregunta no hay más que recordar la historia. La proclamación del 14 de abril de 1931 se produce tras la victoria de los partidos republicanos en unas elecciones municipales legales… y tras un vacío de poder resultado del exilio del rey Alfonso XIII. Es decir, no hubo ni expulsión, ni violencia, sino que el gobierno legítimo se disuelve y su lugar lo ocupan los gobiernos municipales y los partidos políticos, que crean una legalidad, un gobierno provisional.
Después, el gobierno provisional convoca Cortes Constituyentes, y con la aprobación de la Constitución en diciembre podemos hablar de un nuevo régimen político.

De la republicaEn el libro se señala el carácter avanzado de la Constitución de 1931. ¿Cuáles serían las razones para considerarla así?
Sí, esta es una cuestión que el autor también señala en el libro. La Constitución de 1931 se inspira en tres Constituciones de pocos años antes: la de México de 1917, la de Austria de 1920, y la de Weimar/Alemania de 1919 (sobre todo en estas dos últimas), que son Constituciones avanzadas, con derechos sociales, individuales, etc. Así, la Constitución española reconoce la soberanía popular, un parlamento unicameral con sufragio universal, la igualdad de los españoles ante la ley, el principio de laicidad, la autonomía de las regiones… renuncia a la guerra como instrumento de política nacional, y crea un Tribunal Constitucional.

¿A su juicio, cuáles son las críticas más razonables que se han efectuado de la Constitución de 1931 (por ejemplo, aquellas sobre la cuestión religiosa)?
En el propio libro se habla también de los defectos. Se puede hacer una crítica externa, que sería la del boicot, es decir, los que estaban afectados por esta Constitución en sus privilegios políticos, económicos… se ausentaron, a través de sus representantes, en el momento de la votación. ¿Qué habría que hacer para atraer a esta gente? Bueno, Niceto Alcalá-Zamora, ya desde un principio, pensó en reformar el apartado de la laicidad, pues pensaba que debía ponerse en práctica de forma más gradual. Pero era imposible llegar a un acuerdo, al contrario de lo que ocurrió en 1978. El tema religioso fue prácticamente el que dinamitó la Constitución en España.

José Luis Villacañas, desde una perspectiva quizás más histórica (algo que también ofrece este trabajo), califica la Constitución de 1931 como “excluyente”, y lo justifica, entre otras razones, por el hecho de que no se sometiera a referéndum. Desde el punto de vista de la legitimidad de la Carta Magna, ¿le parece relevante este hecho?
Sí estaría de acuerdo con él en lo de excluyente, solo en el sentido de que no hubo transacción, acuerdo, para incluir a una parte de los opositores en el tema de la religión. Creo que no era fácil hacerlo, sobre todo porque al final la aprobación fue de una mayoría absoluta muy cualificada (368 votos a favor y 87 votos en contra por ausencia), pero quizás con alguna cesión en ese aspecto habría sido más útil.
En cuanto a la cuestión del referéndum, hay que recordar una cosa, y es que las constituciones tienen dos formas de aprobarse con el máximo de legitimidad: una es haciendo unas elecciones generales con sufragio universal a una asamblea constituyente, que redacta y aprueba la constitución y después se disuelve; y la otra, mediante referéndum, que es lo que ocurrió en el caso de España en 1978. Y esto se hizo así porque las Cortes del 77, aunque luego sí tuvieron esa función, no se habían elegido como Cortes Constituyentes, que era la exigencia de los partidos de izquierdas.
Y además, los referendums constitucionales se empiezan a hacer después de la Segunda Guerra Mundial. Antes se habían utilizado más para sostener regímenes autoritarios (como hizo Hitler o Franco).

El libro aborda conceptos como el de Estado de Derecho. ¿Era la II República un Estado de Derecho, y por qué? ¿Y el régimen franquista?
Sí, esta es la cuestión central del libro. Simplificando mucho, podemos decir que un Estado de Derecho tiene dos características: garantía de las libertades individuales (libertad, vida y propiedad), y sometimiento de todos los órganos del Estado al Derecho. ¿Y qué es un Estado Democrático? Se define como soberanía popular, donde el poder lo tiene el pueblo, en dos sentidos: teniendo garantizados los derechos fundamentales y eligiendo a sus representantes y gobernantes. La doctrina moderna en España, en la que se basa el autor, ha fusionado Estado de Derecho y Estado Democrático, creando el concepto de Estado de Derecho Democrático y Social.
Pues bien, partiendo de estas definiciones, la República sí fue un Estado de Derecho, en tanto que legal, y también, aunque es secundario, un Estado Democrático, en tanto que legítimo.
En cambio, el régimen de Franco, ni era un Estado de Derecho, al no haber una Constitución, ni era democrático, al no basarse en la soberanía popular.

Por último, el autor realiza una crítica, digamos, desde la izquierda, de la Ley de Memoria Histórica, en el sentido de que la considera “indemnizatoria pero no reparadora en Derecho”. ¿Podría explicarnos más esta cuestión?
Sí, las tres cosas que el autor, a la luz de estos descubrimientos, dice que habría que hacer en Derecho serían: en primer lugar, que se declare la legitimidad y legalidad de la República; segundo, condenar el golpe de Estado ilegal e ilegítimo, y por tanto el origen del Estado franquista; y tercero, como consecuencia de ese segundo punto, la no procedencia de la disposición derogatoria de la Ley de Memoria Histórica de 2007, que establece la anulación de las leyes de Franco entre 1936 y 1939, algo que sencillamente no tiene sentido desde el momento en que el régimen se considera ilegítimo e ilegal. Por otro lado, el Presidente Rodríguez Zapatero, impulsor de la Ley, escribe el Prólogo de este libro, donde se hace eco de esas críticas, aunque defendiendo la necesidad de la misma.


Entrevista a Encarna Bas Peña directora de iQual. Revista de Género e Igualdad

Encarna Bas (1)

 

Con motivo de la publicación del primer número de la nueva revista iQual, Revista de Género e Igualdad, hemos entrevistado a su directora, Encarna Bas Peña, actualmente profesora de la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia. Encarna Bas, Doctora en Ciencias de la Educación, ha coordinado y participado en numerosas investigaciones relacionadas con el género, la violencia juvenil o la prevención de drogodependencias. En esta breve charla hablamos de cómo ha sido esa puesta en marcha de una revista desde cero, pero también de los problemas que identifica en la universidad en cuestión de igualdad entre hombres y mujeres.

PORTADA PARA PUBLICACION IMPRESA[SD]¿Qué es la revista iQual?
iQual, Revista de Género e Igualdad, como su propio nombre indica, es una revista multidisciplinar, que aborda todas las cuestiones relacionadas con las mujeres, las niñas, las situaciones de discriminación directa e indirecta, etc.  Nuestro marco de referencia es la Declaración Universal de los Derechos Humanos, (1948); las declaraciones de la ONU y de la Unión Europea como, por ejemplo, el Compromiso Estratégico para la igualdad de mujeres y hombres, 2016-2019; y, la actual legislación española.

¿Hay algún tema determinado de la igualdad de género al que le gustaría que se orientara?
No, como estaba diciendo, es una revista multidisciplinar, plural y abierta a todas las personas interesadas por lograr la igualdad entre mujeres y hombres. Lo que nos interesa es que se estudien las temáticas de género, igualdad entre mujeres y hombres desde todas las perspectivas. Como se indica en la introducción de la revista, queremos contribuir a la reflexión, investigación y difusión, desde diferentes áreas del conocimiento, sobre las problemáticas que afectan a las mujeres, por el hecho de serlo, como, por ejemplo: los aspectos de discriminación de mujeres y niñas en el acceso a la educación en muchos países, en el acceso al mundo laboral, la brecha salarial; la violencia ejercida de diferentes maneras sobre ellas; la invisibilidad de las mujeres, a través de la historia y en la actualidad, de sus aportaciones científicas y culturales; su invisibilidad en los actuales planes de estudio, de todos los niveles educativos, a pesar de que la actual legislación española establece su inclusión en los mismos, pero que no se cumple, como muestran diferentes investigaciones; invisibilidad mediante el lenguaje sexista, cuando nuestra lengua permite un lenguaje inclusivo y ameno, sólo es cuestión de revisar nuestra socialización patriarcal. Además, las leyes actuales, así lo prescriben.

¿Cuándo y por qué se decidió a crear la revista? A diferencia de otras universidades, como la Complutense o la de Alicante, la Universidad de Murcia aún no disponía de una publicación especializada de este tipo…
En el I Plan de Igualdad de la Universidad de Murcia, 2013-2015, ya se contemplaba una publicación, pero aún era una tarea pendiente. Precisamente, por esa carencia que veíamos distintas personas, así como por la necesidad de cumplir el Plan de Igualdad, tanto a Mari Carmen López Aniorte, Vicerrectora de Responsabilidad Social, Transparencia e Igualdad, Eva Rubio, responsable de la Unidad de Igualdad, o yo misma decidimos dar el paso y proponer una publicación específica. Además quiero agradecer la colaboración y apoyo de la coordinadora del Servicio de Publicaciones, Carmen Sánchez y de Victoria Gómez, así como de todas las personas que forman parte del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Murcia, por su apoyo y aceptación de la nueva revista, que fue aprobada por unanimidad. También agradecemos la colaboración de la Biblioteca Universitaria.

¿Por lo tanto diría que ha sido fácil su puesta en marcha (apoyo de la universidad, ayudas económicas, colaboración del profesorado…)?
Ayuda económica no tenemos, esto es un trabajo que estamos haciendo voluntariamente quienes estamos en el Equipo Editorial, dedicándole muchas horas de trabajo. Contamos también con el apoyo del personal del Servicio de Publicaciones, de la Biblioteca, la Unidad de Igualdad, de quienes han aceptado estar en los diferentes comités de la revista, y de las autoras y autores que nos mandan sus artículos.

¿Qué volumen de artículos han recibido en este inicio? ¿Han encontrado una buena acogida académica?
Pues sí, hemos recibido para el número 1, en torno a 20 artículos, a pesar de estar empezando, y no contar con el ISSN. Los inicios son todos muy duros, y también estamos en unos momentos en los que diferentes intereses están centrándose en el índice de impacto que tiene una revista, las bases de datos dónde está situada… De todas maneras, tras la selección realizada con el sistema ciego, hemos logrado publicar artículos, tanto nacionales como internacionales, de gran calidad. Cuestión que centra nuestro interés.

¿Qué futuro le augura a la revista? ¿Se plantean, por ejemplo, sacar más de un número al año (al ser ahora su periodicidad anual)?
Pues un futuro magnífico. Desde el primer número, nos hemos ocupado de cumplir todos los estándares de calidad establecidos para las revistas científicas, con objeto de poder acceder a las bases de datos y a las valoraciones positivas de las diferentes agencias. De esta forma, también lograremos mayor difusión y participación de hombres y mujeres que trabajan, desde diferentes espacios, para lograr la igualdad y luchar contra todo tipo de violencia sobre las mujeres y las niñas.

La revista, en principio, será anual, y se publicará en el mes de febrero, por lo que la recepción de artículos estará abierta hasta el 5 de septiembre. Una revista lleva mucho trabajo, como sabemos quiénes estamos en ellas.

¿Cómo describiría el estado de los estudios de género en la universidad española?
Yo creo que poco a poco se va avanzando, soy positiva. Si miro hacia atrás veo que la botella estaba casi vacía. Ahora no es que esté llena, pero hemos avanzado. Sin embargo, aún nos queda mucho, pero estoy convencida de que con el trabajo conjunto entre mujeres y hombres lograremos una universidad justa e igualitaria.

La Universidad de Murcia cuenta con una Unidad para la Igualdad, un Máster en Género… ¿cree que quedan pasos por dar? ¿Cuáles?
Sí, por ejemplo, la inclusión de la perspectiva de género y los temas de igualdad en los planes de estudio de todas las titulaciones, como establece explícitamente la ley 1/2004, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la Ley 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres, la Ley 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades (B.O.E. 24/12/2001), modificada por la Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, (B.O.E. 13/04/2007), o la  Ley 17/2015, de 21 de julio, de igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Si hiciéramos una revisión de todas las guías docentes de las titulaciones, nos llevaríamos una sorpresa, porque personalmente las he analizado en algunas titulaciones, y los resultados muestran el incumplimiento de la legislación en todas las universidades españolas públicas y privadas. Vemos que hay una legislación que no se cumple, pero tampoco hay una denuncia, una reclamación, por parte de la comunidad universitaria para que la igualdad sea real y efectiva en todas las aulas. Este incumplimiento también podemos observarlo en el lenguaje sexista utilizado tanto en los documentos oficiales y públicos de las universidades, como en su utilización en la docencia y artículos de investigación científica, a pesar de la existencia de guías para el uso no sexista del lenguaje.

Y en general, ¿cómo pueden las universidades ayudar a que la sociedad sea más igualitaria?
Además de lo que comentaba antes, recordemos las funciones que ya Ortega y Gasset le asignaba a la universidad, e incorporemos, de manera clara y rigurosa, en la formación de profesionales del futuro: la perspectiva de género. Poco a poco y con el compromiso de muchas personas, hombres y mujeres, mujeres y hombres, seguiremos avanzando para conseguir la igualdad.

 


La revista Agroecología publica su último número

Esta revista, editada en colaboración con la Sociedad Española de agricultura ecológica y la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia, inició su andadura en el año 2006. En este volumen, vol. 12, nº 1, 2017, se recogen varios artículos que resumen los avances, así como algunas limitaciones, de la agroecología en Cuba en sus ya cerca de 30 años de iniciada. Se presentan resultados de programas exitosos como el de Agricultura urbana, suburbana y familiar; el Agroecológico de campesino a campesino, fincas forestales integrales, Controles biológicos, Innovación agropecuaria local, Integración ganadería/agricultura, Silvopastoreo, entre otros Se analiza el papel de pequeños productores, cooperativas, ONGs, universidades, centros de investigación, en elevar la capacitación y conciencia nacional agroecológica, para producir económica y eficientemente alimentos sanos. Aún existen debilidades como la poca integración entre aspectos biofísicos y socioeconómicos en el tránsito agroecológico, pero a la vez muchas fortalezas como el otorgamiento de nuevas tierras en usufructo y la prioridad estatal al desarrollo local.

Presentación del libro Mujeres con luz

Mujeres con luz


Rosana López Carreño nueva Coordinadora de Editum

Rosana-institucional3-webDesde primeros de mayo contamos con Rosana López Carreño como responsable de la editorial de la Universidad de Murcia, Doctora en Documentación por la Universidad de Murcia y profesora titular de la Universidad de Murcia, adscrita al Departamento de Información y Documentación. Forma parte del Grupo de Investigación de dicha universidad “Tecnologías de la Información”. Participa en el comité editorial de la revista “Anales de Documentación” (revista científica en abierto, revisada por pares e indizada bases de datos internacionales del prestigio de Web of Science o SCOPUS, entre otras y poseedora del sello de calidad FECYT), primero como secretaria de la revista y a partir del año 2014 hasta la actualidad en la dirección de la misma. Además de participar en otros comités editoriales de revistas internacionales como es el caso de “Information Research”.

Entre las líneas de investigación desarrolladas se distinguen tres campos de interés: el primero de ellos es el de la organización de la información y documentación (de tipo administrativa, educativa y cultural, preferentemente); el segundo está vinculado con los portales web (considerados como principales fuentes de información), y el tercero se encuentra más orientado al acceso abierto de la información. Durante el último período ha potenciado sus publicaciones hacia esa tercera línea, fuentes de información científicas de acceso abierto, tanto por convicción personal como por compromiso académico con su institución.

Destaca la trayectoria profesional desempeñada antes del inicio de la carrera académica que comenzó en 1999 como Archivera, funcionaria facultativa interina en la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CARM), posteriormente en 2001, obtuvo una plaza de funcionaria de carrera en la escala técnica de Documentalistas en la Consejería de Educación para terminar como técnico de Gestión en Documentación en la Consejería de Cultura, ambas de la CARM. Este desarrollo profesional ha enriquecido tanto su perfil docente como el investigador.

Desde 2004 ejercemos como profesora del área de Biblioteconomía de la Universidad de Murcia, primero en la categoría de profesora asociada, después en 2008, pasamos a la dedicación completa con la categoría de Profesora Contratada Doctora y en 2016 obtiene la plaza de profesora titular de universidad. Cuenta con dos quinquenios de actividad docente y dos sexenios de investigación


Ranking REDIB de revistas científicas iberoamericanas

Se ha publicado el  Ranking REDIB de revistas científicas iberoamericanas fruto de  la colaboración del Consejo Superior de Investigaciones Cientificas CSIC-CCHS, UNIVERSIA.CL y Clarivate Analytics (WoS, JCR),  ranking basado en indicadores objetivos de citas académicas para las revistas del ámbito iberoamericano. Las revistas incluidas en el Ranking REDIB son aquellas que están indizadas simultáneamente el REDIB y en Web of Science

El Ranking REDIB puede consultarse directamente en https://redib.org/recursos/Ranking/Revistas.  En éste encontramos a Anales de Psicología, en el puesto  nº 14 de 748 de todas las disciplinas y 2ª de psicología, seguida por la revista Sport- TK e International Journal of English Studies (IJES), que ocupan la posición global  83 y 89 respectivamente y la 1ª y 4ª por materias.

 

Posición Global Revista País Percentil del Factor de Impacto Normalizado Porcentaje de artículos citados Porcentaje ajustado de citas en la categoría Porcentaje de artículos más citados Percentil medio Calificador global
14 Anales de Psicología España 89.704 39.334 6.516 1.362 21.969 31.777
83 SPORT TK-Revista EuroAmericana de Ciencias del Deporte* España 88.226 16.304 0.262 2.174 10.146 23.422
89 International Journal of English Studies (IJES) España 88.965 13.462 1.371 0.962 10.582 23.068
145 Monteagudo España 97.518 1.111 3.750 1.111 1.099 20.918
193 Anales de Filología Francesa España 87.17 1.942 3.750 1.942 1.836 19.328
288 Cuadernos de Turismo España 65.523 10.092 0.968 0.000 5.218 16.360
299 Educatio Siglo XXI España 68.479 6.377 0.404 0.290 4.305 15.971
333 Arte y Políticas de Identidad España 68.902 1.622 1.783 0.541 1.490 14.868
464 Daimon-Revista Internacional de Filosofía España 54.013 1.402 0.550 0.234 1.156 11.471
480 La Madrugá. Revista de Investigación sobre Flamenco España 51.901 1.538 0.451 0.000 1.297 11.037
535 Myrtia España 45.776 0.426 2.083 0.000 0.380 9.733
603 RED. Revista de Educación a Distancia España 37.645 1.523 0.039 0.000 0.989 8.039
627 Revista de Investigación Lingüística España 33.316 2.247 0.078 0.000 1.143 7.357
651 Areas. Revista Internacional de Ciencias Sociales España 30.993 1.695 0.029 0.000 0.990 6.741
748 Anales de Documentación España 21.067 0.000 0.000 0.000 0.000 4.213
748 Cartaphilus. Revista de investigación y crítica estética España 21.067 0.000 0.000 0.000 0.000 4.213
748 Estudios Románicos España 21.067 0.000 0.000 0.000 0.000 4.213
748 Imafronte* España 21.067 0.000 0.000 0.000 0.000 4.213
 

 

 

Arte:

8 Arte y Políticas de Identidad España 68.902 1.622 1.783 0.541 1.49 14.868
19 Imafronte* España 21.067 0.000 0.000 0.000 0.000 4.213

 

Biblioteconomía y documentación:

12 Anales de Documen-tación España 21.067 0.000 0.000 0.000 0.000 4.213

 

Ciencias del Deporte

 

1 SPORT TK-Revista EuroAmericana de Ciencias del Deporte* España 88.226 16.304 0.262 2.174 10.146 23.422

 

Ciencias Sociales

16 651 Areas. Revista Internacional de Ciencias Sociales España 30.993 1.695 0.029 0 0.99 6.741

 

Clásicas

4 535 Myrtia España 45.776 0.426 2.083 0 0.38 9.733

 

Educación e investigación Educativa

3 16 Revista de Investigación Educativa España 96.357 32.022 1.264 4.494 23.217 31.471
27 157 Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado* España 82.629 11.157 0.508 0.826 7.812 20.586
37 299 Educatio Siglo XXI España 68.479 6.377 0.404 0.29 4.305 15.971
64 603 RED. Revista de Educación a Distancia España 37.645 1.523 0.039 0 0.989 8.039

 

Estudios Medievales y Renacentistas

8 220 Medievalismo España 81.468 2.5 4.619 0.833 2.227 18.329

 

Filosofía

17 464 Daimon-Revista Internacional de Filosofía España 54.013 1.402 0.55 0.234 1.156 11.471

 

Hostelería, ocio, deportes, turismo

6 288 Cuadernos de Turismo España 65.523 10.092 0.968 0 5.218 16.36

 

Humanidades

42 748 Cartaphilus. Revista de investigación y crítica estética España 21.067 0 0 0 0 4.213

 

Lengua y Lingüística

4 89 International Journal of English Studies (IJES) España 88.965 13.462 1.371 0.962 10.582 23.068

 

Lingüística

16 627 Revista de Investigación Lingüística España 33.316 2.247 0.078 0 1.143 7.357

 

Literatura Romance

13 145 Monteagudo España 97.518 1.111 3.75 1.111 1.099 20.918
14 193 Anales de Filología Francesa España 87.17 1.942 3.75 1.942 1.836 19.328
23 748 Estudios Románicos España 21.067 0 0 0 0 4.213

 

Psicología Multidisciplinar

2 14 Anales de Psicología España 89.704 39.334 6.516 1.362 21.969 31.777

 

 


Presentación de los libros del Profesor von Albrecht: Ovidio y Poetas de la libertad en la Jornada Ovidiana

JORNADAS OVIDIANAS-para webEl jueves 17 de mayo tendrá lugar la Jornada Ovidiana, Murcia con Ovidio en el comienzo de su tercer milenio  organizada por la Universidad de Murcia. El evento tendrá lugar durante todo el día, por la mañana en el Edificio Rector Sabater, y por la tarde en la Sala de Teatro Concha Lavella. A las 10:45 se presentarán los libros publicados por Editum bajo la colección Editum Signos: Ovidio y Los poetas de la libertad. Estas dos monografías son obras  de el profesor Michael Von Albrecht, gran especialista de literatura clásica.

En nuestro blog se pueden encontrar diversas entradas publicadas referentes a los libros y a su autor:

Para finalizar,  queremos destacar la  entrevista completa al autor realizada en el año  2017 en la que nos habla sobre su pasión por la Filología Clásica y sobre su libro Poetas de la libertad. Esta entrevista fue publicada, traducida al latín, en la revista VOX LATINA, 2017, Tomus 53, fasciculus 210, pp. 615-622.


Publicado el número 41 de la revista Cuadernos de Turismo

CuadernosTurismo41La revista Cuadernos de Turismo ha publicado el número 41 (Enero-Junio, 2018).

Tabla de contenidos

Artículos

Estado de bienestar y turismo para todos. Motivos para no viajar. Antonio Álvarez Sousa

Perfil de éxito de estudiantes de nuevo ingreso en la carrera de turismo. Silvia Caballero-Soria, José Antonio Camúñez-Ruíz, José Luís Jiménez-Caballero

Active labour market policies in economies based on tourism: The Balearic Islands experiences. Francisco Caparrós Alcaraz

Smart tourism. Un estudio de mapeo sistemático. Marco A. Celdrán-Bernabéu, José-Norberto Mazón, Josep A. Ivars-Baidal, José Fernando Vera-Rebollo

El turismo social accesible como nuevo modelo turístico. Juan Antonio Clemente Soler, Marcos Bote Díaz, Pedro Sánchez Vera

La intensidad de la externalización hotelera y sus beneficios y riesgos percibidos. Tomás F. Espino-Rodríguez, Juan Carlos Ramírez-Fierro

Exploración de tipologías hoteleras según el nivel de implementación de medidas de ahorro hídrico a través de un análisis cluster. El caso de Lloret de Mar (Costa Brava). Ariadna Gabarda-Mallorquí, Anna Ribas Palom

El valor de la sostenibilidad como factor de diferenciación en los procesos de intermediación turística: Un análisis para el caso de las PYMES catalanas. Lluís Garay, Joan Miquel Gomis, Francesc González

Las áreas protegidas como territorios turísticos: Análisis crítico a partir del caso de los parques naturales de la Sierra Morena andaluza. Rafael Garzón García, María Luisa Ramíez López

Viajar con la tradición: Los pescadores artesanales ante la pesca-turismo en la Comunidad Valenciana (España). Paloma Herrera-Racionero, Luis Miret-Pastor, Emmánuel Lizcano

La operatividad turística de los espacios culturales de origen industrial en Madrid. Un análisis de la oferta turística potencial mediante indicadores. Carmen Hidalgo Giralt, Antonio J. Palacios García, Vanessa Fernández Chamorro

Turismo y economía colaborativa: El caso de los recorridos gratuitos a pie en Barcelona. María del Pilar Leal Londoño, F. Xavier Medina

Producción científica española en turismo: Un análisis de autoría basado en revistas internacionales con alto impacto y visibilidad. José Manuel López-Bonilla, Concepción Granados-Perea, Luis Miguel López-Bonilla

Los Baños de Mula (Murcia): Un entorno rural en declive. Propuestas patrimoniales y didácticas. José Antonio López Fernández, Gregorio Canales Martínez, María Isabel Vera Muñoz

Impacto de las TIC en el turismo: Caso colombiano. Alba Ligia López Rodríguez, Sergio Andrés López Rodríguez

Evolución de la política turística en Singapur (1965-2015). Alfredo Mena Navarro, Fernando Almeida García, Rafael Cortés Macías

Actitudes de los gerentes de los alojamientos rurales hacia el desarrollo de un turismo sostenible. María Moral Moral, María Teresa Fernández Alles, Manuel Jesús Sánchez Franco

La gestión turística de las villas vénetas. Un modelo de referencia para la promoción de las villas de Cartagena como producto turístico. David Navarro Moreno, María Jesús Peñalver Martínez

El patrimonio de la industria: Un referente turístico por explotar en la Región de Murcia. María Dolores Palazón

El contenido en los medios sociales de los destinos turísticos y la búsqueda de información de los usuarios. Francisco Javier Paniagua, Assumpció Huertas

Inteligencia territorial: Conceptualización y avance en el estado de la cuestión. Vínculos posibles con los destinos turísticos. María Jesús Perea-Medina, Enrique Navarro-Jurado, Ana María Luque-Gil

Turismo cultural, patrimonio inmaterial y elementos que inciden en la diferente satisfacción del visitante a partir del estudio del sombrero de paja toquilla. José Prada-Trigo, Tomás López-Guzman, Sandra Pesántez, Jesús Pérez-Gálvez

Las romerías, oportunidad turística y relaciones sociales entre locales y visitantes. El caso de la Cerdanya en Cataluña. José María Prat Forga, Gemma Cànoves Valiente

El nuevo decreto andaluz sobre viviendas particulares de uso turístico. Análisis a la luz de la agenda europea para la economía colaborativa. Alejandro Román Márquez

Ocio y turismo millennial: El fenómeno de las salas de escape. Arsenio Villar Lama


Historiografía del signo lingüístico

HistoriografiaEl contenido del libro, perteneciente a la colección Editum Signos, se corresponde con la intención inicial de escribir un prólogo para una Gramática de la iconicidad en español, libro que se ha quedado en el claustro de la concepción como non nato, impedido por la irrupción de la elaboración, extendida en el tiempo, del que aquí nos ocupa. En este se ha pretendido recoger una visión historiográfica condensada del concepto de iconicidad; pero, para no dejar fuera aspectos de la motivación lingüística que pudieran ser de interés, el autor fue consultando un amplio número de tratados. El trabajo se fue dilatando, desbordando los límites razonables marcados al inicio. La atención se ha dirigido a los diferentes pensadores que resultaban atrayentes a distancia, una vez atendidos los más eminentes y más conocidos, suficientemente comentados a través de la literatura relativa al tema en cuestión.

Poco a poco se ha ido construyendo lo que podríamos llamar una “guía” o una breve historiografía del signo lingüístico, la cual podría servir a los alumnos como estrella polar que los orientara en la oscuridad previa a los trabajos académicos, en el caso de estar interesados por estos problemas. Ciertos apartados están resumidos, pues se ha procurado no hacer comentarios aclaratorios, solo se ha remitido a otros del texto en que determinados autores tratan el tema, para avisar al lector de la pertinencia de que él mismo contraste las opiniones de dos o más de los aquí recogidos.

El autor, Ricardo Escavy Zamora, catedrático de Lingüística General de la Universidad de Murcia,  ha escrito distintos libros dentro de los ámbitos de lingüística general, pragmática lingüística, historiografía lingüística y teoría de la literatura.


Entrevista a Gonzalo Navajas, autor de “Literatura y nación en el siglo XXI (Ensayos teóricos y prácticos)”

Literatura y nación en el siglo XXI (Ensayos teóricos y prácticos) es el nuevo libro de Gonzalo Navajas, catedrático de literatura moderna y cine en la Universidad de California en Irvine. Se trata de una reunión de ensayos que trata cuestiones como la nueva temporalidad histórica, la reformulación de la nación dentro de los parámetros de la era global, la emergencia de los nuevos parámetros hermenéuticos o la reestructuración del canon estético después de la revolución de la comunicación digital. Igualmente, aborda críticamente referentes claves de la literatura española moderna y actual, desde Benito Pérez Galdós, Ortega y Gasset y Eugeni d’Ors a Juan Benet, Javier Marías, Javier Cercas y Arturo Pérez Reverte. Son temas, algunos de ellos de absoluta actualidad, sobre los que hemos podido hablar extensamente en la siguiente entrevista:

En primer lugar, ¿cómo surgió la idea de realizar este libro?
Durante los últimos años he estado publicando una serie de artículos y ensayos en torno a la estética y la cultura contemporáneas tanto en el medio español como en el internacional. Esa ha sido una de las orientaciones de mi trabajo intelectual y académico desde hace largo tiempo. Además, y como consecuencia de la evolución de la situación política española y mundial que se ha ido escorando de manera bastante imprevisible hacia la reemergencia del discurso de la nación y la identidad nacional, mis escritos han ido recogiendo esa orientación. El libro es un intento de fusionar e interrelacionar ambas orientaciones. Además de incluir los ensayos nuevos, el libro es una oportunidad de reunir en un solo volumen otros trabajos que estaban diseminados en varios medios y contextos. De este modo, el lector tiene la oportunidad de leerlos de manera más asequible. Además, pienso que el libro les confiere a estos ensayos una dimensión renovada que no tenían cuando aparecieron por primera vez. El ensayo introductorio sitúa precisamente el propósito y la finalidad del libro.

LiteraturaEntre los temas que aborda su obra destaca el de la nación. ¿Por qué la idea de nación en concreto, de dónde viene su interés por este tema?Mi respuesta tiene que ser necesariamente algo contradictoria. Yo he tenido desde siempre una orientación encaminada a potenciar la dimensión internacional de las relaciones culturales. En realidad, una de las causas por las que decidí marchar del medio español, todavía en la infausta era franquista, fue para ampliar lo que me parecía un entorno limitador y sin futuro que me condenaba a un aislamiento inaceptable. He sido y sigo siendo un viajero empedernido por numerosos países y medios y no solo relacionados con el mundo académico. Preocuparse por la nación en España en los años sesenta era desde mi punto de vista hacerlo para superarla en su concepción existente en ese momento y reconstruirla precisamente por su inserción en un espacio externo, más dinámico y auténtico. La cultura española de esa época era un torpe simulacro del discurso cultural internacional. He publicado alguna obra de reflexión y de ficción al respecto en la que tanto el trauma como la expansión personal que suponen el exilio y la expatriación constituyen un foco clave del relato. No obstante, la situación respecto a la nación y los nacionalismos ha cambiado—y no necesariamente para bien—en los últimos tiempos y se exacerbado en los últimos años en particular. El fenómeno Donald Trump, y sus réplicas y cómplices en diversos lugares, es más un síntoma y un reflejo que una causa de ello. En el caso español, hemos conocido y todavía estamos experimentando el debate en torno a la nacionalidad, cómo definirla, qué la constituye, cuáles son las relaciones con el pasado de la comunidad nacional para definir el presente, cuáles son las relaciones entre los diferentes miembros de esa comunidad, etc. No podía quedarme en la pasividad frente a este hecho. No creo que estemos, como han argumentado algunos politólogos y comentaristas políticos, de nuevo en la antesala de los nacionalismos implacables de los años treinta, cuyos resultados conocemos y que obviamente creo que nadie quisiera reproducir. No obstante, creo que el tema de la nación vuelve a ocupar un espacio amplio del debate intelectual actual. Yo no soy un historiador profesional ni pretendo serlo. La aportación específica de mi libro espero que sea mostrar que los textos literarios tanto del pasado como del presente pueden incidir significativamente en el debate actual en torno a la nación, precisamente porque la literatura tiene la libertad y la fluidez de método y de investigación que la historia formal y profesional no tiene. La literatura puede hacer sus propuestas a veces por contraste y de manera connotativa más que por programas y análisis concretos y bien delimitados. La literatura es un saber y un método de conocimiento riguroso y fiable pero que sigue unas líneas propias y específicas. Creo que una de las funciones del profesor de literatura en la actualidad es mostrar cómo leer los textos literarios de la manera más productiva, y no solo como un pasatiempo más o menos irrelevante, que es a lo que nos ha habituado una parte de la trash culture, el vacuo lenguaje charlatán que tiende a predominar en los grandes medios de comunicación actuales.

Habla de una “reformulación de la nación dentro de los parámetros de la era global”, ¿en qué consiste dicha reformulación? ¿Cree que tiene futuro?
La nación es una de las vías de las referencias identitarias más poderosas y creo que va a seguir siéndolo por bastante tiempo porque el sujeto y la conciencia individual requieren puntos de referencia precisos dentro de una comunidad concreta visible y tangiblemente identificable. La Internet es sin duda vasta e ilimitada, pero también puede ser impersonal y emocionalmente confusa y desorientadora. La reformulación del concepto de nación emerge con fuerza especial a partir del momento en que los nuevos medios de comunicación global e instantánea han abierto las vías de comunicación por encima y más allá de las fronteras nacionales. Pienso que la dualidad nación/humanidad va a ser uno de los polos de discusión intelectual de la próxima década. Personalmente, siempre me inclinado por la opción internacional y por la mediación cultural para esa opción porque los referentes y los objetos culturales son de todos y se comparten más allá de los límites nacionales. Mozart se inserta dentro de la cultura referencial en alemán pero realmente sus obras pertenecen a todos por encima de ese origen nacional y lingüístico.

¿Cómo definiría la posmodernidad? ¿Es un concepto que va más allá de lo cultural?
La posmodernidad tiene sus orígenes en la arquitectura de finales de los años sesenta como reacción contra el pretendido universalismo de la monótona y previsible arquitectura funcional que imperó por razones económicas y sociales en la posguerra europea y americana (Mies van der Rohe y Le Corbusier son prototípicos). Es un movimiento en sus principios norteamericano (con Robert Venturi y Philip Johnson) que se extiende luego al resto del mundo. Desde la arquitectura, el salto al pensamiento filosófico y estético se produce con celeridad porque, después del trauma colectivo producido por la posguerra mundial, se requería una reflexión crítica en torno a las deficiencias y los errores manifiestos del universalismo ético y conceptual kantiano. El famoso tratado de Kant Sobre la paz perpetua augura una humanidad en paz y prosperidad para todos, pero en realidad oculta la imposición de unos principios centro-europeos sobre el resto del planeta como garantía de ese orden mundial. La gran cualidad del discurso posmoderno es que pone en cuestionamiento ese orden “moderno” porque percibe que en realidad algunas—no todas—de sus líneas constitutivas han desembocado en las grandes aberraciones del siglo veinte que todos conocemos y que van desde Guernica y Auschwitz al Gulag, etc. La posmodernidad carece de sistema porque su fundamento es precisamente el asistematismo, la desconfianza en los presupuestos universales, permanentes e inmutables para todos. Como método de pensamiento y de reflexión pienso que esa aportación sigue siendo significativa. Sus aplicaciones a la estética y las artes son extensas y profundas en cuanto que confirman conceptualmente la ruptura con la primacía clásica de las reglas del arte. Aristóteles y Kant siguen con nosotros, claro está, y los seguimos leyendo y enseñando en las universidades de todo el mundo, pero los presupuestos con lo que lo hacemos han cambiado, se han hecho más flexibles y críticos, los hemos des-ontologizados y los hemos incorporado a la indeterminación y el devenir actuales.

Y, ¿diría que es un paradigma todavía presente o, por el contrario, ya se ha superado?
Como método crítico e interpretativo sigue presente. Como condición intelectual que se adapta a la fluida y cambiante condición actual sigue también activo. Pero paradigma no implica lo mismo que sistema. El sistema incluye y absorbe, define e imprime carácter a todo lo que queda dentro de él. Es un branding inamovible. Por ello, la vehemente reacción en contra de él. Un paradigma es meramente un cuadro hermenéutico, un contexto dentro del cual se desarrollan caminos y modos diferenciales.

Son famosas las críticas de la posmodernidad por parte de muchos intelectuales que la identifican, a grandes rasgos, con una filosofía de poco rigor académico, con un relativismo moral absoluto… A su juicio, ¿qué hay de verdad y qué hay de caricatura en estas críticas?
Hay una versión vulgar de la posmodernidad, como hay una versión vulgar del marxismo, de la psicología psicoanalítica y de la metodología científica adulterada en las explicaciones pseudocientíficas del mundo. Una vertiente de los medios de la cultura contemporánea tiene la tendencia a simplificar y empobrecer conceptualmente las ideas y los movimientos culturales e intelectuales más profundos. Y es comprensible que sea así en cuanto que la cultura y sus componentes han dejado de ser en principio la prerrogativa de las clases privilegiadas, como ha ocurrido tradicionalmente en todas las sociedades de la historia en las que la cultura ocurría en los palacios, las cortes y los monasterios. Al mismo tiempo, frente a esa versión superficial de la posmodernidad, existe otra opción más rigurosa que la valora en sus logros como crítica de los excesos y la arrogancia del universalismo filosófico, moral y estético.

En el libro afirma que el concepto de la posmodernidad ha permitido la expansión del sistema cultural convencional, al admitir como valiosos dentro de él productos que antes eran excluidos. ¿El balance final de esta redefinición ha sido positivo para la cultura?
Como mantengo en mis trabajos en torno al tema, pienso que esta es una de las aportaciones mayores y más perdurables del hecho posmoderno. El paradigma posmoderno ha facilitado la expansión de lo que merece ser considerado como estético y como digno del examen crítico riguroso. Antes de él, era difícil incluir los textos de la cultura actual contemporánea en los programas de estudio porque se consideraba que solo la literatura “muerta,” y por tanto ya clausurada e inmutable, podía ser estudiada y considerada de manera fiable. Junto a esta expansión del repertorio estético hacia lo que fluye en la actualidad, el hecho posmoderno permitió la inclusión de formas del arte que no se consideraban como lo suficientemente dignas de ser incorporadas a la normativa convencional. Las formas del arte audiovisual, de los medios artísticos son algunos ejemplos. La literatura de los grupos minoritarios, de los marginados o discriminados por su origen étnico, nacional, lingüístico y de género sexual son otros ejemplos. Todo ello conlleva un magnífico incremento del repertorio artístico además de una ampliación de la base democrática del arte. Como contrapartida, puede argüirse que esta expansión puede verse acompañada de una banalización de lo valiosamente artístico, de lo que perdura, de lo que merece ser canonizable. Desde esta perspectiva, pienso que la función de la academia universitaria más rigurosa es enjuiciar y elucidar los productos del arte contemporáneo y ubicarlos dentro del archivo cultural común.

Hay una categoría, nos dice, que la posmodernidad subestima, como es la de nación, lo nacional… ¿A qué se debe?
El movimiento posmoderno implica una ruptura y fractura de normas y reglas seculares y entre ellas, la ortodoxia semi-sacra del proyecto moderno, que, por cierto, todavía mantiene algunos seguidores imperturbables. Lo posmoderno se concibe a sí mismo como revolucionario. No es una revolución decimonónica y romántica a partir de la destrucción violenta de los palacios del viejo orden metafísicamente inamovible. Es una revolución ad-hoc, porque las revoluciones decimonónicas que fascinaron a muchas figuras intelectuales de la primera mitad del pasado siglo se han devorado a sí mismas a partir de sus propios principios. Es una revolución sin programa y sin principios establecidos y universales, aplicables a todos por igual más allá de las circunstancias. La ruptura de las fronteras de la nación queda dentro de la dinámica de este movimiento. Siguen existiendo fronteras nacionales pero se han hecho, por los menos en algunas partes del mundo, más permeables y modificables. Ha permitido también que los agentes de identificación trasciendan lo local e inmediato y se trasladen a la red, la network society, que para muchos jóvenes en particular tiene más inmediatez y realidad sensorial y existencial que la constitución, el parlamento y el equipo ministerial de un país, que pueden percibirse como entidades remotas y frías.

¿Y cómo se explica que, sin embargo, haya reemergido con intensidad?
No es fácil para todo el mundo asumir sin reservas el nuevo espacio global y mundial. La nueva realidad puede provocar el Angst de la ausencia de raíces y de estar flotando en un magma en el que hablamos y conectamos con todo el mundo pero de una manera intangible y sin consistencia real. La reemergencia del impulso nacional es una respuesta impulsiva, emotiva, más que racional, pero extraordinariamente poderosa a la indefinición del modo posmoderno y del concepto de “nación débil” en el que nos hallamos en estos momentos. Trasladarse de la reemergencia de la nación al nacionalismo más o menos exaltado puede ser más fácil de lo previsible, como lo hemos estado comprobando recientemente tanto en Europa como en Estados Unidos, en particular. El hecho posmoderno se aleja de la razón sistemática y prima el campo de los procesos y experiencias afectivos, propio de un pensador como Spinoza, un judío heterodoxo sin más patria que su mente itinerante. Sabemos, no obstante, que el territorio de los afectos puede ser altamente prometedor pero también imprevisible.

También afirma que “la literatura no puede sostenerse solo en la acusación y la denuncia, pero debe aspirar a romper las convenciones y los hábitos que simplifican y adormecen la complejidad y las aporías del mundo”, ¿por qué debe tener esa función?
Yo pienso que la literatura es una forma de conocimiento tan legítima como otras formas del saber de las llamadas ciencias blandas como la psicología, la sociología, la filosofía, etc. Lo hace a partir de unos procedimientos y metodología propios, que no coinciden necesariamente con los de otras formas del saber. En sus mejores casos, los textos literarios más destacados nos abren el camino a horizontes no conocidos antes. Pienso, por ejemplo, en Marcel Proust. Sé que es un autor de lectura difícil, no accesible tal vez fácilmente a todo el mundo. Sé también que sus temas y su estilo literario moroso y alambicado no son demasiado compatibles con el lenguaje de la velocidad y la instantaneidad a que nos ha acostumbrado la cultura en pequeños contenidos mínimos de Twitter y otros vehículos similares. Además, los datos biográficos de Proust no lo convierten de inmediato en una superestrella mediática. Su vida fue aristocráticamente hermética, sin grandes hechos, incluso diría irremisiblemente aburrida. No obstante, cuando entramos en sus textos, nos adentramos en una conciencia excepcional que nos amplía nuestra capacidad de percepción de los hechos humanos. En la vida de Proust no ocurren muchas cosas externas espectaculares. No hay efectos especiales, ni ruido ni ostentación, ni aparato. No obstante, el privilegio de poder compartir la mirada observadora de Proust en uno de sus paseos reales o imaginarios por las playas de la ciudad figurada de Balbec, contemplando, extasiados con él, la belleza cósmica de la naturaleza y el mar y la juventud gozosa de las muchachas “en fleur” que lo ignoran es una experiencia transformativa en cuanto que me hace ver el mundo y las relaciones humanas de manera inusitada y más profunda. En otras palabras, la literatura incrementa y enriquece mi repertorio de humanidad con registros nuevos.

Usted se marchó de España en 1970, durante el franquismo. ¿Cuál ha sido la evolución del panorama intelectual español en los más de 40 años que han pasado desde entonces?
Cuatro décadas es un largo tiempo. Afortunadamente, en este tiempo el país ha evolucionado de manera muy considerable. No voy a juzgar los datos políticos y económicos que son conocidos y están bien analizados. Para mí, es especialmente significativa la transformación de la expectativa existencial del país. Cuando decidí probar fortuna fuera de España lo hice, como otros compañeros míos, porque estaba persuadido de que el país me impedía desarrollar mi potencial, grande o pequeño, pero el mío. España era una sociedad que te condenaba al fracaso si uno se negaba a aceptar las normas restrictivas que imponía para poder tener un cierto éxito. El liberalismo nacional, desde Larra en adelante, ha afirmado el destino inexorable de España, como si no hubiera redención para un país en el que, como se lamentaban Luis Cernuda y luego Jaime Gil de Biedma, la historia siempre termina mal. Pienso que los últimos años han abierto la posibilidad de que ser español y vivir en España no sea una empresa desoladora. Como en otros países, en última instancia, la responsabilidad de los logros personales es de uno mismo, individual y propia. Lo que había ocurrido en España es que los componentes condicionantes del país impedían desarrollar ese potencial. La progresiva desaparición—que espero se extienda y se desarrolle más—de ese horizonte fatalista pienso que tal vez sea la transformación para mi más notable desde un punto de vista cultural.

¿A su juicio, cuenta España con intelectuales potentes en la actualidad? ¿Cómo calificaría su situación en comparación con los países de nuestro entorno?
Obviamente, en comparación con el ambiente cultural de los años del franquismo, el lenguaje y la condición intelectual han experimentado cambios profundos. Lo que se dice, se enseña y se discute tiene una diversidad y autenticidad de la que carecía en el pasado. Desde mi perspectiva externa, me gustaría señalar que el discurso español debería procurar penetrar más en el medio internacional y para ello debería hacerse menos local y menos inmediato. Hacer propios los temas que motivan a la humanidad y tratar de hacer aportaciones a ellos a partir de las premisas generales comunes fuera del país.

Menciona en su libro un vínculo entre dos autores que nos ha llamado la atención: ¿qué hay de George Orwell en Arturo Pérez Reverte?
Llevo algún tiempo interesado en el concepto y la actuación del intelectual público y su función en los años de entreguerras en particular. Lo que me interesa de George Orwell es su negación a acomodarse a la facilidad de la aquiescencia ideológica. Su libro, Homenaje a Cataluña, es un ejemplo. Orwell llega a Barcelona en 1937 como voluntario a favor de la República pero sobre todo por su adhesión a la causa de la revolución popular. Se une al POUM, va al frente aragonés, es gravemente herido, y tiene que dormir en las calles de una Barcelona peligrosa y de alto riesgo para no ser asesinado por sus enemigos ideológicos. Sin abandonar sus principios, Orwell hace autocrítica, ve los límites de su proyecto revolucionario, los enjuicia, los expone, no se somete al Diktat de una militancia ciega. Sacrifica incluso su interés personal. Por su disidencia ideológica con relación a la impenetrable intelectualidad de la época, no encuentra editor para su libro y, cuando finalmente lo consigue, la edición es mínima y pasa desapercibida. Es esta independencia y determinación de análisis crítico lo que valoro especialmente en la figura del intelectual. Mi visión de Arturo Pérez-Reverte queda enmarcada dentro de estas premisas. Recojo estas ideas mucho más detalladamente en un libro de aparición próxima El intelectual público y las ideologías modernas. Le remito a él para profundizar en el tema.

Asimismo, explica que Unamuno se anticipó a las críticas de los posmodernos a los marcos absolutos del proyecto moderno. ¿Podría darnos algunos ejemplos ilustrativos de esta visión en sus obras?
Unamuno me ha interesado por largo tiempo tanto por lo que el contexto intelectual y cultural actual ya no comparte con él como por los aspectos de su pensamiento y de su trayectoria existencial que sintonizan con él en la actualidad. En cuanto al movimiento posmoderno, los puntos de contacto son notables. Entre los más destacados se halla la desconfianza crítica de Unamuno contra los modelos filosóficos omnicomprensivos de definir el mundo. Frente a esos modelos, Unamuno afirma la prevalencia de la conciencia y la experiencia personal para situarse en la realidad como devenir en lugar de pretender fijarla de una vez por todas y para siempre. Además, Unamuno eleva el poder existencial y experiencial de las figuras literarias como modelos de conducta individual. Una aventura de Don Quijote, un monólogo de Macbeth, un poema místico de San Juan de la Cruz son para él más determinantes que los grandes eventos históricos de su época. Otro elemento importante es la ruptura de fronteras de género literario. Unamuno hace ficción histórica e historia ficcional antes que se hayan convertido en la actualidad en uno de los caminos preferentes de la novela. Mi libro, Unamuno desde la posmodernidad, estudia estos temas.

Por último, nos gustaría preguntarle sobre una cuestión de actualidad. Con motivo del referéndum independentista del 1 de octubre en Cataluña, además de producirse un intenso debate sobre nacionalismo, otro tema protagonista ha sido el de la imagen de España en el exterior. Así, por ejemplo, Muñoz Molina se quejaba de una visión estereotipada del país (“franquista”, “atrasado”, etc.) en la prensa extranjera, tanto europea como norteamericana, o en algunos de los corresponsales. ¿Qué opinión le merece esta polémica, y qué nos puede decir desde su larga experiencia en Estados Unidos?
Pienso que la estrategia cultural española para el exterior es insuficiente y carece de un foco preciso. Más que una potencia económica y política, España es, sobre todo, una potencia cultural, tanto por su pasado clásico como el moderno y contemporáneo. Calderón, Velázquez, Manuel de Falla, Federico García Lorca y Joan Miró, entre muchos otros, son lo que Pierre Bourdieu caracterizaba como un capital simbólico indiscutido internacionalmente por encima y al margen de las ideologías y los orígenes nacionales. Creo que se debería dar más énfasis a estos aspectos. Otros países europeos con un repositorio cultural menor que el español lo hacen de manera más efectiva. Puesto que menciona mi experiencia en Estados Unidos, un aspecto que en mi opinión debería atenderse más es la importancia de la cultura en español en ese país, cuyas raíces españolas son amplias (un gran pedazo del país formó parte del espacio político español durante siglos). Potenciar los vínculos de la cultura y la intelectualidad española con Estados Unidos es una de las vías a explorar por las instituciones culturales del país. Pienso que la imagen de un país es la que proyectan sus intelectuales y artistas más que sus políticos. El poder del artista y el intelectual no es un poder ejecutivo sino de percepción y de conciencia, un soft power, de penetración lenta y gradual, pero a la larga más efectiva. Por ello puede ser más duradero. La imagen internacional de España no puede quedar definida por los desmanes del periodo franquista y los calamitosos errores ideológicos del país desde Felipe II en adelante. Todos los países tienen componentes y episodios aberrantes y vergonzosos en su historia. Alemania es el caso paradigmático. Se trata de asumirlos, explicarlos y, después de realizar un proceso terapéutico y catártico, potenciar una visión más productiva de la comunidad nacional tanto para el interior como para el exterior. Lo que no creo aconsejable es reemplazar la soberbia y la retórica necias y contraproducentes del pasado con la internalización en el subconsciente colectivo de una autoimagen de inferioridad frente a otras comunidades culturales. Ello nos condenaría a reciclar y repetir episodios fracasados de la inserción del país en el mundo. Una de las finalidades de mi libro, Literatura y nación en el siglo XXI, es avanzar posibles caminos, desde la literatura y la historia intelectual, para esta reasimilación de la historia cultural nacional dentro de unos parámetros más amplios y prometedores.


octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos