Estudios sobre Medio ambiente y biodiversidad

Presentamos los últimos títulos publicados recientemente por EDITUM  sobre cuestiones de paisaje, medio ambiente  y biodiversidad en el Sureste Ibérico:

Abandono de cultivos en la Región de Murcia. Consecuencias ecogeomorfológicas coordinada por Asunción Romero Díaz y que ha contado con la colaboración para su edición de la Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia (SéNeCa).

Y las editadas en abierto dentro de la colección Libros.um.es, en cuya edición ha colaborado la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE):

Biodiversidad y procesos ecológicos en el Sureste Ibérico, cuyos coordinadores son Gustavo A. Ballesteros PelegrínFrancisco Belmonte SerratoJorge M. Sánchez Balibrea y Francisco Robledano Aymerich.

Cuestiones sobre Paisaje, patrimonio natural y Medio Ambiente en el Sureste Ibérico coordinada igualmente por Francisco Belmonte SerratoGustavo A. Ballesteros PelegrínJorge M. Sánchez Balibrea y A. Daniel Ibarra Marinas.

Una de las principales características del paisaje del Sureste Peninsular es su variedad. Por desgracia, en las últimas décadas, nuestros paisajes y nuestra biodiversidad se están viendo fuertemente amenazados debido, entre otras cosas, a las transformaciones drásticas en el uso del suelo, el cambio climático, el maltrato que sufren nuestros sistemas acuáticos y costeros o los procesos de modificación de las dinámicas de muchos de nuestros sistemas naturales.

Los paisajes pertenecen a los dueños del suelo que lo ocupan: Administraciones y particulares. Las Administraciones deben procurar que las generaciones venideras también puedan aprovechar la cantidad de recursos con los que se cuenta, y, pese a que los particulares utilizan los paisajes con fines económicos, es una tarea de la Administración controlar que estos paisajes no sean abandonados y así evitar, entre otras cosas, que se reduzcan los caudales de los ríos y la producción de sedimento (como ocurre en muchas zonas de montaña). Esto, a su vez, tiene consecuencias inmediatas en la gestión de los recursos hídricos, especialmente de los embalses destinados a regadío, afectando a la vida útil de esos embalses.

Comunicación V Congreso Libélulas

Hay que destacar que el paisaje y el patrimonio natural en el Sureste Ibérico son elementos de gran riqueza ambiental y turística. En el libro Cuestiones sobre Paisaje, patrimonio natural y Medio Ambiente en el Sureste Ibérico, aparece como ejemplo la zona de Baños de Mula, una pequeña superficie de terreno de poco más de 12 km2 en la que coexisten facies variadas de carbonatos continentales, lo que da a este paraje un gran valor como Patrimonio Geológico.

Debemos recordar que, determinadas actuaciones humanas, de gestión y restauración ambiental y de concienciación y colaboración entre los agentes implicados en el uso del territorio y los que trabajan por su conservación, provocan determinados efectos ambientales. En La Manga del Mar Menor, tal y como indican Francisco Belmonte Serrato, Antonio Daniel Ibarra Marinas y Gustavo A. Ballesteros Pelegrín,  “podemos apreciar un espacio natural radicalmente transformado. El Plan de Ordenación y Urbanización de los terrenos de La Manga en los años 60 supuso la urbanización de casi toda la superficie de la restinga, la pérdida de su biodiversidad y el retranqueo de sus playas. El resultado refleja un retroceso de costa de hasta 30 m en algunos sectores y pérdidas de superficie de playa de unos 40.000 m2 en las playas afectadas”.

biodiversidad

Biodiversidad y procesos ecológicos en el Sureste Ibérico trata el estudio de flora y fauna terrestre (biodiversidad) y procesos ecológicos tanto en el medio terrestre como en el acuático en el sureste ibérico como elementos de riqueza ambiental. Llama la atención, en el medio terrestre, el empleo de especies singulares en la restauración de ambientes alterados, especialmente mediante el empleo de especies vegetales. En la Comunidad Valenciana “se han ensayado técnicas donde se utilizan especies raras o amenazadas, con diferente éxito en función de los ecosistemas donde se han realizado las actividades. El avance ha sido notable en las últimas décadas, y debe basarse en su coevolución con la mejora de los conocimientos científicos y técnicos, pero sigue habiendo asignaturas pendientes, y en particular las relativas a la restauración de zonas alteradas en ambientes semiáridos o con condiciones de fuerte sequía fisiológica, donde aún deberá experimentarse a fondo en los próximos años” señalan Emilio Laguna, Pablo Ferrer-Gallego e Inmaculada Ferrando.

En el medio acuático, tal y como afirman Clavero y García-Berthou, “una de las principales amenazas sobre la biodiversidad es la introducción de especies exóticas invasoras”. La Cuenca del río Segura es un claro ejemplo de que, en la actualidad, “la mayor parte de las cuencas fluviales del mediterráneo ibérico albergan más especies foráneas que nativas”, tal y como indica Carta Piscícola. La introducción de peces exóticos cambia la composición de las comunidades y puede reducir la abundancia de especies nativas a través, básicamente, de 5 mecanismos principales que indica García-Berthou, entre otros autores: “La hibridación y alteración genética, la introducción de parásitos y enfermedades infecciosas, la depredación, otras interacciones competitivas y cambios a nivel ecosistémico”.

abandono

Para finalizar, no podemos olvidarnos del abandono de cultivos, un tema ampliamente estudiado en la obra Abandono de cultivos en la Región de Murcia. Consecuencias ecogeomorfológicas. Los principales factores de abandono son tres: factores socioeconómicos, factores relacionados con la gestión y factores ambientales.

El primer factor está relacionado con la expansión urbana; las políticas de la PAC; la falta de rentabilidad de determinados cultivos; y las presiones de una agricultura cada vez más intensificada y orientada a mercados globales.

Dentro de los factores relacionados con la gestión, nos encontramos con la sobreexplotación de las aguas subterráneas para compensar unos recursos hídricos por debajo de las expectativas y demandas generadas, que ha provocado la pérdida de manantiales y el abandono de regadíos tradicionales; la elevada salinidad del agua de la cuenca, la adopción de técnicas como el riego localizado o el regadío deficitario controlador y el uso de agua desalada pueden llevar a una degradación de los suelos a largo plazo.

Por último, están  las variables ambientales, que son, básicamente, variables climáticas ligadas con la precipitación mensual. Se frenaría el abandono si hay mayores precipitaciones en diciembre y octubre, mientras que las precipitaciones extremas en septiembre lo favorecerían. También son importantes las temperaturas, ya que mayores temperaturas máximas en agosto aumentan la probabilidad de abandono.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

noviembre 2017
L M X J V S D
« oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos