Entrevista a Álvaro Hernández Vicente, autor de Patrimonio en el recuerdo

PatrimonioCon motivo de la presentación del libro,    Patrimonio en el recuerdo. La imagen de la nobleza en el paisaje urbano de la ciudad de Murcia,  hemos entrevistado al autor, Álvaro Hernández Vicente. Este autor murciano es licenciado en Historia del Arte, máster en Investigación y Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural, y estudios de doctorado en la Universidad de Murcia desde 2014. También ha impartido conferencias en diversos puntos de la Región de Murcia, así como centros de enseñanza secundaria y universidades españolas, como la Universidad Autónoma de Madrid.

La Edad Moderna revistió de palacios y blasones una Murcia que atravesaba su edad de oro. El comportamiento de la nobleza, la tipología de la casa señorial murciana, los lugares donde habitar o el reparto de tan distinguidos vecinos por el plano de la ciudad, forman parte del alma de este libro junto a un catálogo razonado de todos los escudos conservados en piedra. Sin embargo, la otra cara de la moneda habla de una destrucción; el antes y después de las glorias de una Murcia, que se ha pretendido reconstruir y revivir, bajo el amparo de estás líneas.

Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de hacer este libro?

Respuesta: Es el resultado de mi tesis de licenciatura. El día que la presenté, gustó tanto a los miembros del tribunal, que me dijeron literalmente: “Álvaro, este trabajo es publicable al cien por cien, hágalo cuanto antes”. Y aquí lo tenemos, hecho realidad. El verdadero “culpable” que me hizo entrar de lleno en el mundo de la heráldica fue mi director de tesis, Cristóbal Belda. Lo que empezó como un mero trabajo de clase cuando estudiaba la licenciatura, se convirtió en la excusa perfecta para un doctorado.

P: ¿A quién va dirigida esta obra?

R: Es un libro dirigido a todos los que quieren seguir sorprendiéndose con la ciudad de Murcia, a los que buscan nuevos enfoques en las investigaciones de humanidades y, cómo no, a todo el que quiera disfrutar con el arte, la historia y la cultura. Aunque trata un tema concreto como es la proyección de la nobleza en la ciudad, se encuentra lleno de referencias a la Murcia antigua de una manera amena y dinámica, lo que, unido a la cantidad de imágenes rescatadas que contiene, consigue envolver al lector y hacer que se sienta cómodo entre sus páginas.

P: ¿Cuánto tiempo le llevó la elaboración del libro?

R: Algo más de 4 años. Hubo que estudiarlo todo desde cero, ya que prácticamente no se había trabajado el tema desde este enfoque. Era todo lagunas al principio, un caos, pero la perseverancia es una dura y grata compañera.

P: ¿Cuál ha sido la mayor dificultad con la que se ha encontrado a la hora de su realización?

R: Lo más complicado siempre es recuperar lo que no existe. Ha habido que trabajar mucho para poder reconstruir en estas páginas una Murcia que hoy, por desgracia, no podemos ver.

patrimonioP: ¿Qué aporta Patrimonio en el recuerdo: la imagen de la nobleza en el paisaje urbano de la ciudad de Murcia a la Historia del Arte y a la Historia de la Región de Murcia?

R: La aportación del libro a la historia del arte consiste en la presentación de una metodología innovadora que ha quedado reflejada en la manera de estudiar y enfocar el tema de la heráldica y la nobleza. Siempre ha sido un tema vinculado a la genealogía o la historia, pero nunca había sido objeto de estudio de la historia del arte. Aquí se ha dado un paso más allá, demostrando que la historia del arte puede dar respuestas, perspectivas y contribuciones que complementan a las otras disciplinas. Respecto a la aportación que hace a la historia de la Región de Murcia, creo que es importante. Se ha conseguido documentar la existencia de numerosos edificios, de los cuales hasta ahora conocíamos la existencia de casi una veintena. ¡Quién iba a decir que Murcia tenía más de 110 palacios y casas señoriales en sus calles! Ha sido toda una sorpresa. También se ha realizado un catálogo que identifica todos los escudos conservados en piedra de la ciudad; de esta manera, cualquier interesado tendrá acceso a ellos y a la información de cada uno, sin necesidad de tener que ponerse a descifrarlo. Era necesario contar ya con un catálogo razonado de todos ellos: Murcia lo merece.

P: ¿De dónde proviene su afición por la Historia del Arte?

R: Desde bien pequeño. Recuerdo estar abriendo libros de arte a muy corta edad. Mis etapas preferidas eran el Renacimiento y el Antiguo Egipto. Con 6 años el templo de Ramsés II en Abu Simbel me tenía completamente hechizado, y con 11, pedía a gritos ir a Italia ¡Al final lo conseguí!

P: En la introducción indica que “la nobleza en Murcia ha sido un tema infravalorado”, ya que “ha pesado más el análisis y el estudio de la arquitectura y patrimonio arquitectónico religioso, que el análisis de la vivienda señorial o popular, ¿cuál cree que es el motivo de esta infravaloración?

R: La destrucción del 90% de la arquitectura nobiliaria es una de las causas. No es fácil estudiar lo que no existe, ni amar lo que no se conoce. En otras ciudades españolas, como Toledo, existe una conciencia diferente respecto a este tipo de patrimonio. También hay que reconocer que el patrimonio religioso suele ser más llamativo, concentrando mayor número de estudios, pero es algo que no se podría entender nunca sin la nobleza. Con este libro se ha conseguido unir ambas partes y completar así, por fin, el paisaje de la ciudad de Murcia: civil y religioso.

P: En el bloque I del libro expone que a comienzos del siglo XVII, un gran número de familias nobles se encontraban en la parroquia de Santa María (27%), mientras que en segundo lugar estaba la de Santa Catalina (12%), y el porcentaje en el resto de parroquias oscilaba entre en 11% y el 4%. ¿Se debió el éxito de esta parroquia, principalmente, a su céntrica posición y la presencia de la Catedral, o hubo algún otro motivo?

R: Por supuesto, la presencia de la Catedral era un perfecto imán de atracción para la nobleza. La posición estratégica de toda la parroquia de Santa María, que abarcaba desde la plaza de Santo Domingo hasta la Glorieta, contenía todos los organismos de poder civil, religioso y económico. Era la más distinguida y todos querían vivir allí. No hay que olvidar que donde hoy se levanta el palacio episcopal, se encontraba el palacio de los marqueses de los Vélez, uno de los principales linajes y motores de la ciudad. Sin duda era una parroquia completamente poderosa.

P: ¿Ha encontrado muchas dificultades a la hora de acceder a los archivos para realizar la investigación?

R: No, la verdad es que contamos con unos archivos en los que trabajan grandes profesionales que colaboran en todo momento. En muchas ocasiones, son nuestros salvadores.

P: ¿Cómo ha obtenido las imágenes que encontramos en el interior del libro? ¿Podría indicarnos cuál es la más antigua y la más reciente?

R: Las imágenes pertenecen a varios fondos, la mayoría a colecciones particulares. Vivimos en una ciudad cuyos habitantes tienen mucho cariño al pasado y es rara la vivienda que no conserva copias de imágenes antiguas de la ciudad. Los archivos poseen gran cantidad de imágenes que tan generosamente digitalizan a nuestra disposición. Las más antiguas corresponden a las que realizó la casa Laurent en el último tercio del siglo XIX, unos documentos excepcionales; las más recientes, realizadas por mí, tras callejear durante meses por la ciudad en busca de todos los escudos para el catálogo.

P: ¿Considera que actualmente la sociedad está perdiendo interés por conocer y cuidar el patrimonio de nuestra región?

R: Hubo una etapa en la que la desidia hacia el patrimonio se palpaba. Actualmente se está comenzando a tomar conciencia de todo lo que tenemos. Cuando las nuevas generaciones se escandalizan al enterarse de todo lo que se ha destruido y que por desgracia, no podrán ver nunca, es un síntoma de ir en buena dirección.

P: En su obra repite en varias ocasiones que Murcia “fue una ciudad profusamente blasonada”, sin embargo, ya no lo es tanto. ¿Quién o quiénes considere que son los “culpables” de esta abundante pérdida de patrimonio?

R: Los culpables siempre serán los que tenían la responsabilidad de custodiarlo, protegerlo y preservarlo y, sin embargo, no lo hicieron por sus propios intereses o por simple ignorancia. Razón por la que nunca debe faltar en nuestras aulas una perfecta formación en humanidades, la única manera de erradicarlo y lo más cercano a un acto de desagravio.

P: De haber conservado gran parte del patrimonio que hemos perdido, ¿piensa que Murcia sería una de las ciudades más bonitas, no solo de España, sino de Europa?

R: Sería muy atrevido afirmar eso, pero sí podemos decir que sería un destino turístico europeo muy atractivo. Murcia iría incluida en cualquier ruta turística por España. Su casco histórico sería digno de ser visitado si se hubiese conservado íntegramente. Lo que antes estorbaba para dar vía libre al llamado “progreso”, hoy se echa de menos como reclamo para el turismo. A veces  olvidamos las posibilidades del patrimonio cultural, ligado al turismo como empuje económico. Por ejemplo, las exposiciones “Huellas” o “Salzillo, testigo de un siglo”, comisariadas por Cristóbal Belda, aumentaron el PIB de la región.

P: De los 47 escudos que aparecen en el II bloque del libro, ¿cuál es que más le llama la atención o le fascina? ¿Por qué?

R: El que más me llama la atención es el de la Familia Palao. Le tengo cierto cariño. Se encontraba en una de las viviendas más pintorescas que había en la calle Madre de Dios. Era realmente bonita. Una casa señorial levantada a finales del XVI con una reja espectacular de la que se conserva una antigua fotografía. Cuál fue mi sorpresa, que tiempo después encontré el mismo escudo en la contraportada de la catedral, sobre la escena de “El Sueño de José”. Después de días estancado en la investigación, aquel día salté de alegría.

P: ¿Es muy complicado analizar un escudo? ¿Cómo podemos averiguar qué tipo de modelo (español, italiano…) es?

R: Puede ser muy complicado o verdaderamente sencillo y rápido. Depende de la información con la que contemos. Hay escudos que por mucho que queramos identificar, si no disponemos de algún documento o información adicional que arroje algo de luz sobre ellos, nunca podremos identificarlos por muy expertos que seamos en heráldica. Cada escudo es un mundo, posee un lenguaje completamente cifrado que es ilegible a simple vista si no disponemos de ninguna información aparte de las armas. Suelo compararlos muchas veces con los jeroglíficos egipcios: hasta que no apareció la piedra Rosetta, nadie pudo leer ni entender la clave de los jeroglíficos. Los escudos se comportan de la misma manera.

Respecto al modelo de escudo, es bastante fácil, tan sólo hay que observar la forma que tiene, el contorno del escudo. Cada diseño corresponde a un modelo distinto.

P: Háblenos sobre su trayectoria profesional

R: Mi trayectoria profesional se ha orientado plenamente a la investigación y a la docencia, mi mayor pasión. La Edad Moderna ha sido la época donde he desarrollado gran parte de mis estudios. Vivimos en un país en el que el barroco ha supuesto una de las mayores corrientes estéticas y de pensamiento, que son únicas en Europa. Contamos con un Siglo de Oro que fue la envidia de Europa. Actualmente estoy metido de lleno en el mundo de la heráldica y la nobleza debido a mi tesis doctoral, aunque me considero un estudioso de paisajes urbanos, en especial los desaparecidos. Me siento como un investigador que se ocupa de recrear el pasado de las ciudades sobre papel. Mi mayor obsesión es contar a todo el mundo cómo eran, calle por calle, con todo pormenor, de manera que puedan pasear por ellas a través de mis trabajos

P: ¿Tiene en mente o está trabajando en la realización de un nuevo libro?

R: Estoy trabajando en varios proyectos a la vez. Se puede decir que el próximo libro tendrá unas líneas de investigación similares a este, pero en esta ocasión estará enfocado de lleno a la ciudad de Cartagena, ciudad con un pasado barroco olvidado y desaparecido que intentaré recuperar, al igual que con Murcia.

P: Por último, ¿hay algo que desee añadir o contarnos?

R: Desearía hacer una llamada a la defensa de las humanidades como disciplina, tan denostadas hoy en día. Son capaces de transmitir todas las herramientas de pensamiento, reflexión y crítica que, como seres humanos, nos corresponde desarrollar. Se trata de nuestra dignidad como personas, un derecho. Las humanidades no se pueden mantener al margen de la sociedad nunca, sería un caos y el fin de nuestra civilización. Como investigador y humanista, siempre he luchado por concienciar a los demás sobre la necesidad e importancia de esta disciplina para una correcta formación como individuos. Por encima de todo, hay que sensibilizar a la población para que nunca haya que recrear sobre un libro la historia de una destrucción como la que aquí se refleja, para que nuestra identidad no vuelva a ser mutilada, ya que, al fin y al cabo, es el espejo donde nos miramos. Si hay algo que me desestabiliza es la indiferencia ante la cultura y el conocimiento, por eso siempre recomiendo a todo el mundo que lea, sea quien sea, pero que lea. Se trata de encontrar un punto de encuentro con nosotros mismos, con tal de convertirnos en individuos que se sientan desarrollados por completo.

 

 


Un comentario sobre “Entrevista a Álvaro Hernández Vicente, autor de Patrimonio en el recuerdo
  1. Jose Luis Bueno Garrido dice:

    Me llena de orgullo, que Alvaro halla publicado este libro.
    Recupera con el, parte de historia perdida de nuestra siempre bella,Ciudad de Murcia.
    Un trabajo muy elaborado y conseguido.
    Tenemos que estar muy orgullosos los Murcianos con este libro que nos devuelve un tesoro olvidado.
    Mi mas sincera enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

septiembre 2017
L M X J V S D
« jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos